viernes, 18 de noviembre de 2016

LA BARANDA ES PARTE INTEGRANTE DE UNA ESCALERA



 http://rcyhnos.com/go/pagina-de-destino/


Amables lectores, lo que voy a escribir hoy va a desatar las iras de más de uno.  Pero nuevamente hemos sabido de un accidente fatal por incumplimiento de normativas y reglamentos (1).  Por tanto, voy a continuar con el tema de las instalaciones inseguras que se está haciendo costumbre colocar en los edificios multifamiliares. Esta vez me concentraré en las escaleras.

La imagen referencial de arriba nos sirve para rememorar los conceptos extrapolados de antaño.  La subida a la cumbre de la contemplación divina era representada con una escalera muy segura y firme en su diseño. Observémosla detenidamente. Sus peldaños están formados de paso y contrapaso. Asimismo,  cada lado ostenta una baranda con una preciosa balaustrada, cuyos pilares de inicio dejan entrever el grosor y el tallado a la antigua. Visto en conjunto, la alegoría refleja que el sólido cimiento de la Fe eleva nuestra humanidad hacia Dios, al tiempo que practicar las Virtudes serán el mejor asidero cuando el sismo de la Tentación sacuda nuestras almas.  Y estas Virtudes nos impedirán caer irremediablemente cuesta abajo, incluso si el terremoto de los Vicios viene con grado 8 ó 9 de la Escala Richter.

Empero, las ideologías modernas se han infiltrado tanto, que incluso se han modificado las alegorías ancestrales. ¡Hasta la escalera al Cielo ha cambiado de diseño y hoy se representa al estilo minimalista, como si la baranda de las Virtudes ya no fuera necesaria!  Vean si no:




Bueno, al menos los peldaños siguen siendo sólidos y de un grosor tal que contempla pasos y contrapasos seguros.  Pero el Ser Humano es lo que es: Se le da la mano y se va hasta el hombro. Díganme si la volante escalera al Cielo de abajo no es para ponerse a temblar:



Señores Constructores... ¿me dejo entender?

Es sintomático que estas representaciones alegóricas hagan eco de lo que existe hoy en nuestros edificios multifamiliares.  ¿O más bien lo que vemos en estos no es más que un reflejo de la precariedad de las ideologías modernas, que ni sirven de sustento ni dan seguridad, y nos exponen a caer al vacío existencial? No sé ustedes, pero yo no subo por esas tablas rasas ni porque me lo rueguen de rodillas o me paguen un millón de dólares.

Pasando de la alegoría al plano real, una auténtica ESCALERA -de cualquier edificación- tiene que ser SÓLIDA y SEGURA. Y aquí no caben medias tintas, señores. Puede que no nos asomemos nunca al balcón -yo misma no lo hago- ni se nos ocurra acercarnos a la ventana; mas definitivamente en duplex, triplex y azoteas, las escaleras las subiremos a diario. Y a diario estaremos expuestos a accidentes fatales si en aras del esteticismo olvidamos la SEGURIDAD.

Supongo que varios de mi lectores ya están frunciendo el ceño. Lo lamento y me temo que lo van a fruncir más todavía. Dice el Reglamento Nacional de Edificaciones, en la Norma A.010-Capítulo VI, Art. 29 (2)

Artículo 29: Las escaleras están conformadas por tramos, descansos y barandas. Los tramos están conformados por gradas. Las gradas están conformadas por pasos y contrapasos.

Y este mismo artículo 29, en su inciso g) ordena expresamente:

g) Las escaleras de más de 1.20 m. hasta 2.40 m. tendrán pasamanos a ambos lados. Las que tengan más de 3 m. deberán contar además con un pasamanos central.


Pregunta del millón:

¿Dónde dice que está permitido construir escaleras 
sin barandas, sin contrapasos ¡y encima con gradas flotantes!???


Pues bien, no hace ni una semana un colega me remitió un departamento que ostentaba una escalera exactamente igual a esta y con el mismo concepto de decoración:




Indudablemente el decorado es sencillamente  p-r-e-c-i-o-s-o  y enamora por sus tonalidades cálidas. La distribución en mezzanine- tan característico de los departamentos lofts-, así como los dicroicos y las luminarias centrales de la Sala reflejan un gusto exquisito y dan sensación de amplitud en un espacio que en verdad es reducido.  Lástima que con este diseño incompleto la Seguridad de la persona que ocupe el departamento esté ya no en riesgo, sino en serio peligro. No me entra en la cabeza que se haya descartado por completo la baranda protectora en el segundo nivel. ¡Sin ser necesario un temblor, al menor descuido el ocupante sufrirá una caída mortal!   E igual me pregunto y hasta ahora no me respondo cómo -mientras un sismo hace de las suyas- alguien que está semidormido logrará calcular dónde empieza exactamente la escalera, bajar por las gradas flotantes, y todo esto al estilo de los trapecistas, es decir sin asirse a nada.  ¡Por favor!!!   ¿Escalera y mezzanine sin barandas???

Vean ahora lo que se ha hecho en otra vivienda  también aquí en Lima.  Parece que la moda está cundiendo:




Siquiera los peldaños están asentados sobre una base de cemento. Pero insisto:¿dónde está la baranda???

Y por si fuera poco, ¿acaso el vidrio templado puede considerarse baranda o pasamanos?  El simple contacto raspa y hasta corta la piel. ¿Qué va a suceder en el instante que la gente pretenda bajar desesperadamente cuando la tierra tiemble o se desate un incendio?




Lo que es peor, ¿cómo la Municipalidad puede dar conformidad de obra con escaleras incompletas y/o tan peligrosas? ¿Es posible que nos expongamos a accidentes fatales para imitar modas foráneas? Y conste que en la misma Europa, a pesar de la aceptación que tienen por parte del ciudadano de a pie, las escaleras "minimalistas" están muy cuestionadas. Invito a leer el artículo que sobre el tema se escribió en la web www.pisos.com (3)  Así todo hay quienes las prefieren. ¿Razones? ¡Sobre gustos no hay nada escrito?  Refería mi maestra de Arquitectura y Diseño de Interiores - Arquitecta Ruth Suica, del Instituto de Bienes Raíces-IBR- que en Suiza los niños suben y bajan por aquellas sin hacerse ningún daño.  ¡Se nota que en la tierra de Guillermo Tell no hay sismos! Dudo que en Italia -donde los terremotos son moneda corriente- el habitante común opte por tales modelos.  Si a esto le agregamos que en nuestro país la Violencia Familiar es el pan de cada día, no me negarán que escaleras sin barandas o con pasamanos de vidrio son un peligro público.

Tal como se dijo en el post anterior la Seguridad va de la mano con la Estética. Mas si en algún momento ambas quedan encontradas, entonces, señores, es deber del Constructor elegir la Seguridad. Con todo, hay mil formas de combinarlas, por lo que me permito plantear soluciones muy viables para zanjar la cuestión, soluciones que ustedes ya han encontrado mucho antes que yo. Mas me tomo la libertad de hacerles recordar un asunto que no es negociable:


LA BARANDA ES PARTE DE UNA ESCALERA

¿Sí?

No lo digo yo. Lo dice el Reglamento. Y también el Sentido Común.

Veamos una escalera muy aparente y acorde a los parámetros estéticos de hoy:




Nada del otro jueves, señores. Tiene pasos, contrapasos, descanso y medidas reglamentarias. La baranda es de acero inoxidable con un encantador pasamanos de madera. ¡Me encanta, ya que cuenta con travesaños dispuestos en forma tal que no representa peligro alguno de que un niño pueda deslizarse entre ellos! Claro que el color plomizo de las gradas puede cambiarse.  Y el diseño se presta para hacer maravillas con el espacio que queda debajo del primer y segundo tramo.

He aquí otro modelo que sirve más para otro tipo de edificaciones.  Mas no me negarán que es perfectamente adaptable para el interior de un Pent House.  Se inspira en el estilo caracol, sin ser propiamente de este tipo:



Nótese que sin tener contrapasos, los peldaños son tan gruesos que fungen como tales, amén de que su amplitud hace que también operen como descansos. Y cabe se fabriquen con madera maciza. Habría que agregar un travesaño más a la baranda, para que la seguridad sea completa.

¿Insisten en el vidrio templado en el pasamanos? Hagamos la concesión, pero que sea la parte, no el todo, y sin posibilidad alguna de contacto directo con la piel de las manos:




Conste que lo acepto bajo protesta y únicamente si los ocupantes del predio son todos adultos. Para mayor seguridad me parece recomendable colocar más pilares, al tiempo de cambiar el aluminio por acero o madera.

Una palabra sobre la escalera de caracol. En ese mismo artículo 29 arriba mencionado, el Reglamento estipula que las escaleras:

i) No podrán ser del tipo caracol.

Las razones abundan.  Las escaleras de este tipo son muy estrechas y por lo mismo incómodas e inseguras. ¡Si lo sabré yo, que las veces que he subido por ellas para enseñar un inmueble, acabo con las piernas raspadas y amoratadas por los tropezones!  Para variar, los peldaños suelen ser tan pequeños y leves que compiten en grosor con la hojalata. Vean, si no, los modelos tradicionales (4):







Existen departamentos antiguos que tienen un segundo nivel al estilo de los bomberos y no hay manera de llegar a este si no es por escaleras de caracol, así que ¡qué le vamos a hacer! Mas en los nuevos se está haciendo costumbre que por medio de estas se acceda a la terraza de la azotea o al dormitorio del loft. ¡Señores, no le busquemos cinco pies al gato, peor todavía cuando se trata de duplex de gran tamaño! ¿Queremos modernidad? Hay maneras y nos podemos inspirar en el modelo que presenté arriba para los Pent House. Aprecien cómo se las han arreglado en el proyecto Canopus de Surco:











Los pasos y contrapasos de esta escalera son de madera maciza y miden 0.70 m. de ancho. Se cuenta con una sólida baranda de acero -con pilares y travesaños horizontales-  que a partir del segundo tramo es doble y cubre por completo el espacio límite con el segundo nivel. Distancias hay entre la firmeza estructural de este diseño comparada con la fragilidad de los modelos anteriores.  Ya ven, señores, que las soluciones -o al menos los paliativos- los han encontrado ustedes, no yo. Y hay múltiples formas de ofrecer escaleras seguras, sin dejar de lado los estilos de vanguardia.

Como corolario, solo me resta pedirles que -en la medida de lo posible- no se compliquen la vida con las nuevas edificaciones ni nos la compliquen a los Corredores, que nos vemos obligados a amalgamar argumentos de venta y dejar en manos del futuro Comprador la solución a la inseguridad.  Esto ya no puede seguir ocurriendo.  Nos cuesta sangre llevar interesados a los proyectos. ¿Se imaginan que por una escalera incompleta y peligrosa se eche a perder una operación de miles de dólares? ¿Me ha ocurrido? Lamentablemente sí.  Y llegamos a sentir que actuamos ya contra nuestra conciencia al ofrecer inmuebles con instalaciones que rozan la precariedad (5), amén de que muy incómodo para nosotros hacer notar tales deficiencias al encargado de la obra.  No dudo que existen quienes gustan de exquisiteces, pero no ocurre con la mayoría. Y sea como sea, hay situaciones en las que no se debe ceder a los caprichos infantiles de los clientes, por mucho fuste y dinero que presuman tener.

No esperemos escuchar noticias de una desgracia para reaccionar, señores.  No olviden que al convertirse ustedes en Constructores...


EN SUS MANOS HA PUESTO DIOS LA SEGURIDAD DE LAS PERSONAS. 



Notas aclaratorias:
(1) Lo que acaba de ocurrir en Larcomar nunca debió suceder.
(2) http://www.urbanistasperu.org/rne/pdf/RNE_parte%2005.pdf
(3) http://www.pisos.com/hogar/especiales/una-mala-idea/9-escaleras-inseguras/
(4) Estos modelos son prefabricados y reciben el nombre de Arké Civik.
(5) En mi caso es más complicado, pues como Corredora de Seguros percibo riesgos y peligros a veces a simple vista.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario