sábado, 20 de febrero de 2016

¿COCINA O KITCHENETTE? (1)





     Señores Constructores, tengo que reconocer que ustedes se las ven negras cuando del diseño de la Cocina se trata.

     Todos sabemos que si se decide adquirir un departamento, el hombre- como jefe del Hogar- siempre se queda con la última palabra. O sea: Sí, querida. Sí, cariño. Lo que tú digas. Lo que te guste.  Y la mujer- quien es la verdadera Jefa del Hogar, al menos para estos menesteres- no pierde oportunidad de ser milimétricamente exigente. ¡No lo sabré yo, que soy mujer como ellas! Verdad que mis preferencias son muy austeras, mas no me negarán que, con el invento peruano de las "remodelaciones a bien futuro" (1), las posibilidades de lograr que todo vaya con nuestro gusto se multiplican al mil por ciento. Y aquí entre nos, ¿por qué desperdiciarlas???

   Y la Cocina suele ser caballito de batalla o manzana de la discordia a la hora de comprar el inmueble.

   
    En el post DEPARTAMENTOS QUE PAREZCAN CASAS (1) hice puntual descripción de cómo eran las viviendas de mis tiempos idos, es decir las que se construyeron gracias el Boom Inmobiliario de los años 70, por el que se urbanizaron las viejas haciendas ubicadas en lo que hoy es Monterrico y San Borja. En esa época los ambientes estaban claramente definidos: Hall de recepción, Sala, Comedor, Dormitorios, Baños de Hombres y de Mujeres, Baño de Visita, Cocina, Lavandería, Cuarto y Baño de Servicio, Jardín y Terraza.  La integración de ambientes era sencillamente impensable. Sin embargo, poco a poco empezó a calar el concepto. ¿Cómo fue que ocurrió?

    Simple: La televisión ayudó mucho- y sigue ayudando demasiado- para que los peruanos imitáramos la moda norteamericana.  Series televisivas como "El Show de Dick Van Dyke", "Hechizada", "Mi Bella Genio" y otras- que representaban la vida típica del estadounidense de clase media- empezaron a mostrar tal paradigma. Así tenemos que en el departamento de Rob y Laura y en la casa la de Darrin y Samantha hay una inmensa Sala-Comedor , y en la Cocina del Mayor Nelson se ubica la lavadora automática que Jeannie hace funcionar con un parpadeo.(2)  Dada nuestra innata tendencia a copiar lo foráneo, presumo que si en Lima demoramos tanto en asumir el esquema americano fue porque en esa época utilizábamos kerosene para preparar los alimentos. Es lógico que por esta circunstancia la Cocina  no pudiera ser considerada motivo de orgullo, menos con el humo y el hollín haciendo de las suyas en techos y paredes.  La cocina eléctrica fue un invento muy posterior. Y la de gas despertaba desconfianza, pues no eran pocos los accidentes que se registraban, casi inexistentes al día de hoy.  Los de mi generación recordamos con cariño este fogón. ¡Y conste que este modelo es más moderno! :




    El avance tecnológico motivó que, a principios de los 70, el concepto de la Cocina Impresentable diera un vuelco radical. Las viejas vitrinas y alacenas fueron reemplazadas por reposteros altos y bajos que incluso se fabricaron con madera fina (el melamine no existía).  Y gracias a las lavadoras automáticas  la idea de la Cocina-Lavandería hizo su aparición.  Una de las mejores amigas de mi madre fue la pionera en nuestro barrio: Parque Bella Luz y Parque César Vallejo. Pero los patios con tendal continuaban.  Y a nadie se le habría ocurrido colocar el lavabo de ropa casi junto al de los platos, como hogaño se estila. De manera que me atrevo a afirmar que la primera integración de la Cocina fue con la Lavandería. La Sala-Comedor simplemente se entendió como un gran espacio sin puertas, donde el Ama de Casa pudiera distribuir y decorar a su gusto.  Con todo, la Cocina seguía aparte. 

     
      Ahora bien, con la inmensa demanda de vivienda en Lima debido al aumento de la población, es natural que los Constructores hayan diseñado departamentos más pequeños y , por ende, se hayan visto obligados a integrar ciertos ambientes. Los peruanos nos adaptamos a todo y nuestros avispados Arquitectos no son la excepción, con mayor razón cuando en los barrios residenciales de Monterrico, San Borja, Miraflores y San Isidro, nuestros mayores empezaron a vender sus viejas casas para convertirlas en edificios, dando comienzo al Boom Inmobiliario que ahora se está extendiendo a los sectores C y D.  Entonces y ya de manera abierta se estableció el concepto de Cocina Integrada o Kitchenette, el cual tiene su encanto, pero que trae graves inconvenientes cuando ciertos considerandos no son tomados en cuenta. Todavía son muchos los reacios a integrar la Cocina a la Sala-Comedor y honestamente debo reconocer que me cuento en este grupo,  por estas simples razones:


    1. Vista desagradable:  Nada más chocante al entrar en un departamento que abrir la puerta de la calle y , en perspectiva, apreciar el fregadero con la ruma de ollas y platos sucios al costado y los secadores empapados colgando de la pared o bien de la manija del horno, así como  recrearnos con las cebollas, las papas, los camotes y los plátanos que el Ama de Casa ha colocado en las rejillas verticales...de material plástico.





     Por desgracia, la escena de la foto - tomada de Depositphotos- es de todos los días. Sería imposible que no fuera así.


    2. Malos olores:  Todos amamos el cebiche, el pollo al horno y los frijoles con seco, a no dudarlo. Y lo hermoso es que cuando el cebiche huele a cebiche, el pollo a pollo y los frijoles a frijoles, es porque la comida está precisamente a punto.  ¿Pero es dable que tales aromas se sientan indefectiblemente en los muebles y en las cortinas o estores de la Sala-Comedor???





      Tomemos en cuenta que , aún con la campana extractora, si la cocina eléctrica o a gas está ubicada frente al área social, los olores se esparcirán sin remedio, con mayor razón cuando en dicho Kitchenette no hay siquiera una ventana de pivot que permita la circulación del aire.


    3. Mesadas sin espacio para sentarse: No sé ustedes, pero yo no puedo ponerme ingerir nada en postura de letra S.  Los diz que bancos ergonómicos no solucionan el problema, antes bien lo aumentan, ya que por añadidura ni siquiera tienen respaldar.  Los comensales, para no acabar con la columna hecha paté, no tendrán más remedio que o bien tomar los alimentos en forma apresurada o sencillamente acabarlos en otro ambiente, con lo cual esa mesada terminará siendo inútil al menos para sentarse a comer. El diseño de abajo, por ejemplo, a mi parecer es precioso, pero acusa dicho defecto:



 
 


  4. Muebles altos para microondas: Créanme, señores Constructores, que ESTO NO LO ENTENDERÉ JAMÁS.  ¿A santo de qué colocar dicho mueble fuera del alcance normal de nuestras manos???   ¡No quiero ni imaginar si la leche caliente le cae encima a un miembro de la Familia!   Con todo respeto, lo que se ve en la imagen de abajo me parece un horror:




 
   ¿Será que - en nuestro afán de imitar a los gringos- hemos olvidado que nuestra estatura promedio es a lo más de 1.65m , mientras que la de ellos es de 1.75m a más? ¡Debe ser!


    5.  Porcelanato resbaladizo en el piso: No dudo que da caché y hasta una apariencia de gusto exquisito. El problema está en que puede provocar resbalones y consecuentes accidentes caseros, amén de tener que pasarle trapo húmedo cada cinco minutos, ya que lo ensucia hasta el aire.  Al final y por cansancio se descuidará la limpieza, con el consecuente desmedro de la higiene y el decoro:




    No discuto que es una delicia que los pisos parezcan espejos, como en la foto. Pero ya sabemos que a la hora de la verdad, no lucirán así. Y en la imagen de arriba tenemos el bendito microondas colocado en mueble alto, para variar.

   ¡Accidentes caseros garantizados!!!


   6.  Kitchenette y Lavandería en un mismo ambiente:  Las desventajas de no dar un espacio propio a Lavandería las expuse detalladamente el artículo La Lavandería no es un plus. Pero ahora deseo mostrar in situ el efecto del descalabro que es el Kitchenette- Lavandería al menos en nuestro contexto. Primero: La secadora de ropa no es de uso común por ser cara y generar gran consumo de energía eléctrica. Segundo: Hay prendas que se malograrían secándolas artificialmente. Tercero: No es nuestra costumbre ni nos sobra el dinero para botar la ropa, como literalmente hacen en EEUU. Asumiendo la realidad de las cosas, no queda sino reconocer que sí o sí se instalarán tendales plegables o de cordel en la Lavandería.  Y por mucho desenfado que se pueda ostentar, es un hecho que NO ES ESTA LA VISTA QUE DESEAMOS OFRECER DESDE LA SALA DE NUESTRA CASA:








      Y menos esta:




   
    ¿Ahora se entiende por qué es  difícil vender inmuebles con Kitchenette-Lavandería, peor todavía si tienen un área de más de 90 m2?


   Señores Constructores, urge tomar medidas.  La Cocina puede ser preciosa y tener acabados exquisitos. Pero el hecho es que, incluso en los departamentos pequeños y en los loft, HAY QUE PRESERVAR UN MÍNIMO DE INTIMIDAD, QUE PERMITA AL AMA DE CASA COCINAR EN PAZ Y SIN TEMOR A LAS VISITAS INESPERADAS.  Es cuestión de echar a volar el ingenio que a vuestros Arquitectos les sobra.

     Y las sugerencias puntuales, permítanme tratarlas en el próximo artículo.



Notas aclaratorias
(1)  El tema está explicado al detalle en el post Comprar Departamentos en Planos (2)
(2)  Las series familiares de antaño eran una delicia por lo sanas y divertidas.  Mi generación creció con ellas.  Sin embargo, un atento observador podrá notar en el acto toda la ideología que algunas exportaban, en especial a América Latina.  Fíjense, si no,  en el primer y el segundo capítulo de la serie "Hechizada".  La exaltación del modus vivendi norteamericano salta a la vista





lunes, 8 de febrero de 2016

SERVICIOS HIGIÉNICOS PARA DAMAS Y VARONES








   ¡Ay! ¡Me temo que con este artículo nuevamente voy a tocar no carne, sino médula!


   Y  no faltará quien piense que me estoy metiendo en camisa de once varas.


   Amables lectores, ¿os gustan los iconitos de arriba?  Son tradicionales para determinar – en los lugares públicos- a quién corresponde el uso de los servicios higiénicos: Si a Damas o Varones.  Y, al menos en nuestro contexto, a nadie se le ocurriría cuestionar el DERECHO que tienen un Varón y una Mujer a utilizar el Baño que corresponde de acuerdo a su sexo, no al género, ni al número ni a otras yerbas.  Pero en estos convulsionados tiempos, en los que la misma ONU es militante activa para sembrar las confusiones (1) - que de confusas no tienen nada ya que la Naturaleza  habla por sí misma- , veo preciso colocar los puntos sobre las íes en aras del Sentido Común, que de un tiempo a esta parte es el menos común de los sentidos.


    Vayamos al meollo del asunto: ¿Para qué son los Baños? Obviamente para la higiene personal y para la descarga de las necesidades biológicas excretoras.  Ni más ni menos.  ¿Eres varón? Pues miccionas de pie. ¿Eres mujer? Miccionas sentada o en pose de hacerlo. Y esto NO VA A CAMBIAR, porque LA NATURALEZA ES y punto. Mala suerte para quien no se sienta conforme y reniegue de lo que Dios le dio, porque igual su cuerpo – de hombre o de mujer- al momento de hacer dichas necesidades, va a requerir una postura de acuerdo al sexo que le cupo en suerte.  ¿Reclamos? Al Creador. A mí no me digan nada.  ¿Nos serviría de algo a las mujeres protestar, declararnos en huelga de hambre, hacer mitin en El Vaticano y proclamar a los cuatro vientos que preferimos padecer hambre y privaciones a seguir padeciendo la incomodísima y sexista menstruación?  Ya se sabe que no. Y sería impensable y francamente asqueroso que, por rebeldía, alguna desnortada decidiera no usar los protectores de rigor y muy oronda dejara regada su sangre por donde fuera.  Pues bien:  Otro tanto aplica a las innegables diferencias A-N-A-T-Ó-M-I-C-A-S que exigen por fuerza que hombres y mujeres utilicen servicios higiénicos apropiados a su corporeidad.

    Supongo que más de un Constructor se preguntará extrañado: Señora, ¿y a mí qué me cuenta Ud.???  A lo que respondo simplemente que de manera muy sutil y sin hacer bulla, la ideología imperante se infiltró en nuestro sector.  Y así tenemos proyectos inmobiliarios preciosos, pero cuyos departamentos adolecen de lo mismo: Dormitorio principal con Baño Incorporado –al cual se le suele instalar bañera con jacuzzi y hasta dos lavabos-  y Dormitorios secundarios que comparten un Baño Común, que no pocas veces también funge como Baño de Visitas.  

    Yo me pregunto y hasta ahora no me respondo: ¿Es higiénico y decoroso que un solo Baño sea compartido por hijos e hijas y por los extraños que visitan a la Familia???


    La necesidad del Baño de Visitas me parece obvia y no veo preciso redundar en el tema, si bien abajo me permitiré dar sugerencias al respecto. El problema mayor  lo veo en el hecho que, en aras de sofisticaciones - como el walk in closet, por ejemplo- se ha sacrificado un ambiente ESENCIAL para las Mujeres de una Familia.  ¿Cómo fue que se hizo a un lado la conveniente separación entre los sexos y se nos expuso a enfermedades y demás???  Me incluyo en el grupo de víctimas, porque aquí en El Derby el departamento de Andrés acusa el mismo problema.  Mis hermanos son muy cuidadosos en este aspecto, pero igual me tienen con limpiadores en mano, cuya inhalación me llevará un día al Cáncer de Pulmón.  Y no puede esperarse que otras féminas guarden la misma escrupulosa prevención, menos todavía si, desde que tienen recuerdos, han compartido los mismos servicios higiénicos con sus hermanos. ¡Empiezo a entender por qué tantas niñas, jovencitas, adultas y ancianas acuden al ginecólogo por causa de hongos y demás!  ¡Más de un galeno ya debe haberse comprado un Pent House a todo lujo en el Malecón Cisneros!

  
     Alguno protestará y me dirá que antaño existía sólo un Baño para toda la numerosa Familia, que en esos tiempos tranquilamente podía estar conformada por siete miembros o más.  Y  le respondo que en esa época la Madre estaba en casa y los niños no usaban los servicios higiénicos de adultos sino hasta cumplidos los siete años, fuera de que ni por asomo las niñas habrían utilizado el mismo bacín de sus hermanitos.  Y en el colegio - en  caso de ser mixto-, las separaciones eran de rigor.   Es decir que, desde la más tierna infancia, se nos enseñaba que en tales menesteres mujeres y varones somos DIFERENTES.  Y que esta D-I-F-E-R-E-N-C-I-A  tenía que respetarse sí o sí.  Con el paso del tiempo y el boom inmobiliario de los 70, las casas de Familia pasaron a tener cuatro Baños: Uno para varones y otro para mujeres, amén del de servicio y el medio Baño para las visitas. (2)  Este último solía instalarse debajo o al lado de la escalera que conducía al segundo piso, por lo cual casi no ocupaba espacio. RECATO E HIGIENE fueron siempre criterio primordial en las construcciones de entonces.  Hoy, por desgracia, vale más el confort de las parejas que el bienestar de los hijos. Las exquisiteces reservadas a los ambientes que conforman el Dormitorio Principal dan fe de ello.

   ¿Quién tuvo la culpa?  Algo es un hecho: En el descalabro no hubo mala voluntad y menos una nefasta intención soterrada por parte de nuestros Constructores. Sencillamente EL CONCEPTO SE INFILTRÓ Y NO NOS DIMOS CUENTA. ¡Yo misma recién me percato de la gravedad del asunto ahora que vivo en el departamento de Andrés!  Alguna vez una cliente me reclamó indignada por el hecho de que los departamentos de hoy no cuentan con Baños diferenciados para hombres y mujeres, pero fue solo UNA cliente. ¡Y en el año 2010! No escuché nunca más protesta alguna por dicha razón.  Como lo repito: De no vivir en El Derby nada de esto estaría escribiendo hoy.


    Bien. ¿Y qué se puede hacer ahora?


   Se me ocurren algunas propuestas que me parecen viables para los futuros edificios:


     1. Incluir un sanitario propio para varones: Esto aplica para los proyectos inmobiliarios ya avanzados e imposibles de cambiar su diseño.  Y no solo es conveniente instalarlo en el Baño Común, sino también en el Principal, ya que  la convivencia de la pareja NO ES DEFENSA contra las enfermedades que puedan desarrollarse debido a las intemperancias masculinas en los inodoros.  Dicho sea de paso, no cuestan mucho: Acabo de ver uno en Sodimac por S/. 159.00.

   Ahora, ¿un aditamento de este tipo va bien en un Baño de Visitas? En estricta justicia, sí.  Convengo que puede parecer chocante para algunos.  Sin embargo, si queremos desfacer el estuerto, al toro por las astas: 





     2.  Colocar una ducha manual al lado del inodoro: Para la higiene íntima de damas y varones.  Preciso es recordar que cierto tipo de limpieza NO DEBE HACERSE EN LAS BAÑERAS, antes bien ha de efectuarse antes de bañarse.  ¿El bidé? Muy tradicional, sí, pero antihigiénico a la larga, a menos que sea de uso exclusivamente personal.






     3. Colocar muebles bajos de melamine, con portezuelas opuestas que ostenten tiradores no al centro, sino a cada lado:   ¿Para qué?   Para guardar no sólo toallas, sino también  los  artículos  de higiene propios de cada sexo. Los iconitos de arriba podrían servir para tales efectos, en caso de que forzosamente hijos e hijas compartan el mismo Baño.    El modelo de abajo no es precisamente lo que propongo, pero puede dar una idea de lo que trato de decir:





     4. Asignar un Baño propio para cada Dormitorio en los futuros proyectos inmobiliarios: Y puede lograrse tranquilamente haciendo desaparecer ese cúmulo de polvo y humedad llamado walk in closet.  ¿Sería necesario el sanitario varonil arriba mencionado?  Opino que en este caso ya no.  Con todo, sería preferible instalarlo, como conveniente medida pedagógica.


     5.  Diseñar de manera obligada un Baño de Visitas para los departamentos que vayan a tener más de 60 m2: Señores Constructores, ustedes saben mejor que yo que es perfectamente posible.  En los departamentos pequeños suele obviarse, siendo así que no requiere un espacio amplio, sino solamente aquel que permita instalar un inodoro y un lavatorio y cuya puerta hasta puede ser de madera plegable. Quizá no quede espacio para el urinario, pero al menos habrá un ambiente propio para las personas ajenas a la Familia. 

    No faltará quien piense que piso terreno resbaladizo al tratar temas que habrán incomodado a más de uno. Pero alguien tenía que hacerlo y por lo visto me tocó a mí, con mayor razón porque, como dije arriba, soy una víctima más de la ideología del pan con mango.  Y el hecho de ser Corredora de Seguros especialista en Asistencia Médica me obliga a levantar la voz de alarma, al tiempo que planteo con toda honestidad lo que me parece puede atenuar o solucionar el problema, según mi leal saber y entender.


   Como siempre, señores Constructores, pongo todo a vuestra consideración.
 
   

Notas Aclaratorias
(1) Por desgracia, la ONU -en lugar de atender a su misión de promover la sana convivencia entre los pueblos- hoy es SIRVIENTA Y CELESTINA de los grupos de poder que se empeñan en imponer ideologías de moda, condicionando incluso las ayudas económicas a los países pobres o bien imponiendo sanciones a los que se nieguen a aceptar  la Cultura de La Muerte.
(2) La evolución del Baño Único a los Baños Diferenciados lo he explicado ampliamente en mi artículo Departamentos que parezcan casas (1)