domingo, 24 de enero de 2016

LA LAVANDERÍA NO ES UN PLUS






   Mucho me he quemado las pestañas - como dijo alguna vez el gran Ricardo Palma-, buscando imágenes que plasmen lo que pienso puede ser de utilidad para la Lavandería de los departamentos modernos. Y por gracia de Dios he encontrado precisamente las que necesitaba. A tal cometido voy a dedicar el artículo de hoy, que por cierto va a ser un poco más extenso que los otros. Hago la salvedad de que, por razones prácticas, me concentraré en los inmuebles más pequeños. Sin embargo, lo que voy a plantear se acomodaría mejor en los de mayor amplitud.

   Actualmente, en especial en los sectores de zonificación RDM, RDA y RDMA, se construyen edificios y condominios de gran tamaño.  Nosotros mismos residimos en la Torre B del predio, en la Av. El Derby.  Es de esperarse que los departamentos no sean precisamente de grandes dimensiones, si bien el nuestro es de 103 m2.  El Reglamento Nacional de Edificaciones prevé que la medida mínima sea de 40 m2, pero me consta que en la Av. Petit Thouars hay un gran edificio que los tiene desde 28.60 m2. ¿No me creéis? ¡A las pruebas me remito!  Miren la imagen de abajo y lo comprobarán:




   ¿Qué hicieron para los permisos y demás? No sé, pero supongo los habrán gestionado con los sustentos técnicos del caso, ya que la edificación es de gran envergadura. (*)  Sus departamentos tienen TODO lo necesario, amén de excelentes acabados: Sala-Comedor, Dormitorio, Baño completo, Cocina no integrada en su mayoría y - con excepción de los "mini-mini" inferiores a 50 m2 - ¡todos cuentan con Lavandería!  ¿Cómo se las arreglaron???  Peruano habrá sido el Arquitecto, supongo, porque en creatividad  no nos gana nadie.  

   Y esto me hace pensar que el Constructor de dicho condominio tuvo muy claro que el área de Lavandería es indispensable en una vivienda, por muy reducida que ésta sea. (1) Es más: Su carencia en los "mini-mini" se subsana con el Centro de Lavado existente en las Áreas Comunes. Mas, lamentablemente, hay quienes omiten tan importantísimo ambiente en los departamentos pequeños, sin reparar que a futuro todo esto devendrá en desmedro del decoro del residente y la buena conservación del edificio.  A quien se acostumbra a los hongos que se generan en el baño por causa de la ropa que ahí lava, exprime y cuelga, (2) ¿le interesará abonar a tiempo sus cuotas de mantenimiento? Y cuando sea necesario un aporte extraordinario para pintar la fachada o desinfectar el tanque elevado ¿será de extrañar su desdeñosa negativa?  No olvidemos que la costumbre hace a la persona: Si  a esta  no se le dan los recursos elementales para el decoro de su entorno vital, poco o nada le importará el que comparte con sus vecinos.  

   ¿En qué afecta dicho impasse al sector?   Simple: 


Un edificio descuidado NO SIRVE como referencia para Proyectos futuros, 
antes bien DESPRESTIGIA a la Constructora que lo levantó.


    La fotografía que precede este artículo presenta una Lavandería decorada con gracioso mimo.  Esto puede ser posible en viviendas de mayor metraje y, evidentemente, correrá a cargo y gusto del nuevo Propietario, o mejor dicho de la nueva Propietaria.  Sin embargo, algunas ideas pueden tomarse. Y permítanme, señores Constructores, esbozar unas cuantas.

   1. Ubicar la Lavandería en un ambiente exclusivo para dicha área:  Y que esto se contemple SIEMPRE,  en miras al ornato y decoro de los residentes. ¿Integrarla a la Cocina, al estilo americano? Pase, siempre y cuando el edificio cuente con un Centro de Lavado, tal como el condominio al que he hecho referencia arriba. De otra manera, preciso será separarla siquiera con un muro divisorio y/o una puerta de vidrio, tal como se observa en la imagen siguiente.  Es vulgar y altamente depresivo preparar los alimentos mirando las prendas -peor aún si son íntimas- puestas a secar ante nuestras narices, o bien toparnos con rumas de ropa diseminadas aquí y allá.  Pocas veces se toma en cuenta tales detalles y es así que abundan departamentos bellísimos, pero que se ven desordenados e incluso sórdidos.  Lo he visto una y otra vez a lo largo de mi carrera de Broker, tanto de Seguros como de Inmuebles.   

     He aquí una Lavandería ubicada junto a la Cocina, pero sin formar parte de ella:


(3)


     No me negarán que el diseño es magnífico.  No ocupa mayor espacio y goza de gran iluminación y ventilación.  Empero, alguien objetará que no siempre es posible garantizar un pozo de luz y aire en dicho ambiente. Y yo agrego que con la inteligencia y creatividad de los Arquitectos peruanos, soluciones sobran para desfacer los entuertos.  En departamentos muy pequeños es factible ubicar la Lavandería incluso al costado de la Sala-Comedor, pero haciéndolo en tal forma que sea invisible a los ojos de las visitas y, en lo posible, de los mismos residentes.  El asunto estriba en que corra el aire y se vea luz natural.  Un diseño cuadrangular abierto - en forma de "U"-  y un block de vidrio transparente pueden operar milagros.  Vean si no:




     El único defecto que veo en este diseño es el tamaño ocupado por dicho block.  A mi parecer, el muro debería estar más elevado, para no dejar ver a la persona que esté lavando, de tal manera que la iluminación vendría desde arriba y se preservaría la intimidad de dicha área.

   2.  Colocar lavatorios de poza doble: ¿Y esto a santo de qué? Que se los diga el Ama de Casa, señores.  ¿En dónde podemos higienizar trapeadores, escobas y demás?   ¡Es inconcebible que un mismo lavatorio sirva para lavar ropa delicada (4) e instrumentos de aseo!!! Abajo les presento un modelo muy simple y que, por añadidura, permite ganar espacio para un mueble, dado que no tiene pedestal:



     Como experiencia personal refiero que no fumo ni fumaré jamás.  Mas no les extrañe que muera de Cáncer de Pulmón por inhalar la requetefila de químicos que me veo obligada a utilizar para la correspondiente desinfección, dado que el departamento donde resido tiene una Lavandería moderna. ¡Estoy cansada de usar lejía a diestra y siniestra!  Antaño existía un lavadero especial para útiles de limpieza, pero en los años 70 vino la moda americana y esto desapareció.  La Cultura de la Imitación no previó que en EEUU  cada edificio tiene su propio Centros de Lavado -a menos que el departamento sea de grandes dimensiones- ¡y que sería impensable que una blusa de seda esperara turno para ser aseada después del trapeador!!!

   Señores Constructores: Un lavadero con poza doble no va a dejarlos en la ruina.  Tómenlo en cuenta, ¿sí?.

   3. Colocar varillas horizontales en la pared: Incluso en los sectores A y B, no es de extrañar que  la Lavandería sea un desastre y que la ropa, luego de centrifugarse, se tienda de cualquier manera sobre cordeles de  plástico - ¡o de soguilla!!!- que atraviesan  el espacio de lado a lado -impidiendo el paso, para variar-, o bien en secadores plegables de madera. ¿Se imaginan el moho, la humedad y lo desagradable que resulta ingresar a tal ambiente???  Lo peor es que a tanta lindeza suelen sumársele otras dos, a cual peor:  O bien se abre la ventana para que los vecinos se ganen con el espectáculo, o bien la ropa permanece sin secarse por los siglos de los siglos,  Visto el panorama, las varillas resistentes pegadas a la (s) pared (es) solucionarían en gran parte el problema de espacio, ornato y aireado de la ropa.  Y para que el remedio no resulte peor que la enfermedad, habrán de ser de  acero inoxidable.    Abajo les presento dos tipos diferentes:

       
       



     
     ¿Colgadores plegables horizontales pegados al techo? No los recomiendo, dado que siguen el mismo patrón que los cordeles de antaño, fuera de que tienden a ceder con el peso de las prendas.

    4.  Cubrir las paredes con mayólica o cerámico:  Esto en consonancia con la colocación de varillas, para evitar proliferación de moho y salitre.  Lo ideal sería que se hiciera de piso a techo, pero me parecen indispensables que cubran siquiera dos tercios de la pared.  Convengo que el recubrimiento con porcelanato sería una exquisitez, pero en mi artículo anterior ¿ÁREA DE SERVICIO O PRISIÓN DOMÉSTICA?  ya les he referido que en Surco estamos ofertando un duplex (5) construido por un ingeniero chapado a la antigua, que sí o sí ofrece lo mejor en todos los ambientes.  ¡Y las paredes de la Lavandería están cubiertas de porcelanato!   Nuevamente las pruebas no me dejarán en mentira:




    5.  Colocar repisas de melamine:  Esto en caso de no ser posible ofrecer mobiliario. Las repisas son INDISPENSABLES en una Lavandería.  En la imagen N° 3 se puede apreciar una que alcanza para poner ahí los detergentes, pero en la práctica sería mejor contar siquiera con una que ocupara toda el ancho de la pared.  El modelo de abajo trae el plus de las canastillas:




    Y este integra el concepto de mueble alto con repisa y varilla:




     6.  Instalar un planchador plegable:  Esto ya lo ofrecen algunas Constructoras.  Lo he visto en un edificio que ofertamos en San Isidro allá por el año 2010. No es caro y suele enamorar al Ama de Casa, que al fin y al cabo es la que decide la compra del departamento. Sugiero el modelo de abajo, ya que ocupa espacio solo cuando se usa, fuera de contar con un soporte de metal que evitará que escape de su tope por causa del uso prolongado:




    7.  Presentar en los brochures de venta una Lavandería diferente: ¿Y para qué?  Para darle al Comprador nuevas ideas de cómo  lograr que su Lavandería, por muy pequeña que sea, se mantenga ordenada, limpia y muy acogedora.  Algo parecido a la foto siguiente, por ejemplo, en donde se aprecian muebles altos y bajos, con su rejilla corrediza.  No pido tanto, si bien sería un excelente plus:  




     Señores, con una Lavandería así tengan por seguro que los hijos varones espontáneamente querrán lavar ellos mismos su propias prendas... y también las hijas, que con los modernismos de hoy las niñas consideran afrenta hasta zurcir un calcetín. ¡Uff!  ¡Qué cosas no vi como maestras y cuántas tuve que corregir!   Empero, ¿en qué les beneficia a ustedes que estos jóvenes llegaran a tornarse tan hacendosos?  

   En que cuando hay paz en la Familia, el Condominio marcha sobre ruedas. 

  Y ustedes se sentirán dichosos por causa de la buena imagen que seguirá dando el edificio, aun con el paso de los años.




Notas aclaratorias al 28/09/2017:
(*) ¡Lo que es la ignorancia! Revisando el Reglamento con más calma, descubrí que en ciertas zonas se permiten minidepartamentos hasta de 16 m2 siempre y cuando se garantice que en este solo residirá una persona. Más información aquí: Norma A.020 Cap. 2 artículo 8

(1) El departamento en Surco,  en el cual residí por cinco años, medía 44.64 m2 y tenía Lavandería.
(2) El departamento de Montagne, siendo más grande, carecía de Lavandería. Gasté mucho dinero enviando la ropa a lavar afuera, amén de que evité el moho de las mayólicas a punta de lejía. Pero estos cuidados difícilmente los tendrá un varón.
(3) La foto es de un departamento que está ofertando un colega de Remax en la ciudad de Trujillo.
(4) Ciertas prendas sólo deben ser lavadas a mano.
(5) El departamento ya ha sido vendido.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario