viernes, 27 de enero de 2017

¿ERES UN PROPIETARIO RESPONSABLE? (2)





¿Eres un Propietario Responsable?  Ese fue el título de mi post anterior, cuya acogida en Facebook agradezco enormemente,si bien no faltan quienes manifiestan su descontento ocultando el artículo en su muro.  Puede que mis afirmaciones incomoden a más de uno. Mas creo que alguien tiene que decir las cosas sin rodeos. Si queremos ordenar el mercado inmobiliario, es preciso que dicho orden se inicie en la propia casa.

En resumidas cuentas, dijimos que el Propietario Responsable tiene a la mano los documentos notariales y registrales que dan fe de que es el dueño del predio, hace saber a sus familiares cercanos todo lo referente a los mismos y está pendiente de lo que ocurre en su propiedad aún cuando no resida en ella.  En esta misma línea podemos seguir enumerando otros rasgos más, que por desgracia suelen obviarse:


1. El Propietario Responsable acude a las reuniones vecinales convocadas en edificio o zona de ubicación.  Esto es fundamental cuando se vive en condominio, con mayor razón si se trata de organizar la Junta para elaborar el Reglamento Interno o bien modificarlo. (1) En caso de tener inquilino, no deja en manos de este la responsabilidad de representarlo en tales asambleas, antes bien acude con este. Y si la convocatoria en cuestión es con los vecinos de su barrio, con mayor razón asiste, en especial cuando el motivo es coordinar medidas por causa de la inseguridad ciudadana o gestionar mejoras para mejorar los servicios de su zona.

¡Ay, que aquí nuevamente no toco carne, sino médula!

En toda mi experiencia personal y profesional he podido observar que esta obligación es prácticamente letra muerta. Sin ir más lejos, en el condominio donde vivo hubo no una, sino varias convocatorias de la Junta para ver precisamente todo lo concerniente a la independización.  Son dos torres de once pisos y 44 departamentos cada uno. ¡Y si entre todos los presentes sumaban veinticinco, creo que eran muchos! Otro tanto ocurría en otro edificio donde viví.  Convengo que las reuniones pueden ser tediosas y que no siempre la Junta sabe preparar adecuadamente una agenda, pero es imprescindible que todos los propietarios asistan y decidan.  Hay predios que están hechos un desastre, cuyos dueños o bien brillan por su ausencia, o bien pretenden que quienes somos inquilinos asumamos una función que no nos compete. Entendamos esto, señores: El arrendatario puede tener voz, pero jamás ha de tener voto y menos debe firmar un acta como participante de una Junta de Propietarios, salvo circunstancias muy particulares, en las que solo tendría que asistir como invitado. Los propietarios que descuidan su obligación e ingenuamente delegan esta a su inquilino, se exponen incluso a perder su predio por prescripción adquisitiva. Ya ha habido más de un caso en que los mismos vecinos han atestiguado el abandono por parte del propietario - al que incluso creían fallecido- y la ocupación pacífica y responsable que el inquilino había tenido durante más de diez años.

¿Y qué puede hacer un Propietario Responsable reside en otra ciudad o en el extranjero y le es imposible desplazarse? Pues simplemente delegar en un apoderado legal todas las facultades para la administración de su predio. Y hoy, con la comunicación virtual, incluso podría participar de la Junta de Propietarios por videoconferencia. ¿No le es posible contactarse con esta ni siquiera por e-mail? ¿No tiene a nadie conocido en quien confiar como para nombrarlo su apoderado?  Entonces, amables lectores, es recomendable que venda su propiedad, pues de otra manera la perderá sin remedio. El depósito mensual de la merced conductiva no basta como prueba, ya que el inquilino puede enviar a otra persona a hacer el depósito respectivo en el Banco y será el nombre de este- y no el de aquel- el que figurará como depositante.


2. El Propietario Responsable paga puntualmente las cuotas de mantenimiento e impuestos municipales.  Y también los recibos de luz, agua, teléfono y otros servicios que contrate. Dicho sea de paso: Nunca contrata aquello que excede sus posibilidades económicas, llámese Direct TV, Cable Mágico, Paquete 4D u otros similares. Al rentar su predio, el Propietario Responsable estipula en el contrato de alquiler la forma y modalidad en que estos servicios serán abonados normalmente. Pero aquí es preciso hacer los deslindes, amables lectores. Una cosa es el mal inquilino, que con toda frescura se instala y no muestra interés alguno en ponerse al día en sus pagos, y otra muy distinta retrasarse por A o B y no por mala voluntad, sino por razones de fuerza mayor. Permítanme ilustrar un poco este concepto con lo que a mí me ocurrió.

Viviendo en Montagne- me enfermé de la columna y , por añadidura, un tratamiento que seguí me hizo un daño tal, que llegué a perder hasta el 70% de mi capacidad de trabajo y mi sentido del equilibrio se vio seriamente comprometido. Con todo, igual yo seguía laborando a todo furor.  Como el departamento estaba en cuarto piso sin ascensor, mi salud empeoró a ojos vistas y hasta se llegó a creer que tenía Parkinson prematuro y en grado avanzado. En ese estado fue que se decidió que tenía que mudarme con mi hermano Andrés para guardar descanso absoluto.(2)  ¡Yo, que siempre he sido muy rígida en mis obligaciones con mi arrendador, supe lo que era retrasarme en los pagos! Incluso salí debiendo dos cuotas de mantenimiento -¡me quiero morir solo de recordarlo!!!- , pero estaba tan mal de salud, que recién pude apersonarme y regularizar después de dos meses y -por propia iniciativa- abonar una cuota extraordinaria para compensar todas las molestias causadas. Decencia es decencia, señores.

Ahora bien, es innegable que es mucho mejor tratar con un arrendatario probo -que sí quiere pagar y con el cual no será necesario recurrir a un proceso de desalojo-, que con un sinvergüenza que hasta se ríe de que lo filmen y pongan dicho video en You Tube.  Sin embargo y para los efectos, el Propietario Responsable se verá afectado igual por el buen o el mal inquilino que no pague debidamente sus servicios  ¿Qué hacer entonces?  No me queda sino recomendar que, en la medida de lo posible, aquellos que forzosamente van a su nombre -es decir mantenimiento, agua, arbitrios y energía eléctrica- sean previamente abonados por él y que las mensualidades que asume el arrendatario operen a manera de reembolso.  Tomen en cuenta, amables lectores, que ya es bastante problema vérselas con el inquilino -que como ya se ha visto, en ocasiones puede retrasarse por razones muy ajenas a su voluntad- como para además tener encima a la administración del edificio, junto con Luz del Sur, Sedapal y la Municipalidad del distrito.  Hay quienes incluyen mantenimiento, arbitrios y luz en la merced conductiva.  Me parece una excelente medida.  El Propietario Responsable toma todas las precauciones para no verse envuelto en cobranzas coactivas ni nada por el estilo y , si su bolsillo se lo permite, opta por adelantarse y quedar a salvo de cuitas ante la Junta y los otros estamentos.


3. El Propietario Responsable sabe si ha llegado el momento de vender su propiedad.  Más claro: Es consciente de sus propias posibilidades económicas y no permite que su predio se convierta en una carga onerosa.  No se aferra egoísta y compulsivamente a su casa por encima del bienestar de su Familia.  No espera a que el inmueble se esté cayendo a pedazos, y menos a que se le manifiesten los primeros síntomas de la invalidez o el Alzheimer para tomar él una decisión tardía, que en no pocas ocasiones significa malbaratar dicha propiedad.  Y por ello toma todas las precauciones con el fin de sacar el máximo provecho de dicha venta.

En el artículo bandera de este blog -¿Ha llegado el momento de vender nuestra casa?- expusimos largamente este concepto.  Humanos somos y no es fácil renunciar a aquello que tanto nos costó adquirir y menos cuando se trata del Hogar Familiar, donde los hijos han sido engendrados y han crecido felices.  Asimismo, es durísimo afrontar el que  que ya no sea posible conservar  una casa o departamento, por causa de un revés de fortuna que obliga incluso a descender del propio estrato social.  Mas es preciso aceptar la realidad. El Propietario Responsable sabe cuándo ha llegado el momento de desprenderse con dignidad de lo que tanto ama, sin exponerse a embargos u otras acciones legales y menos a comentarios mal intencionados que comprometan el buen nombre y el decoro de los suyos.

El Propietario Responsable no deja la venta de su predio al azar. Y ni se le ocurre correr él mismo su propiedad si es consciente de que no sabe nada de lo que a transferencia de inmuebles se refiere. Para tales efectos llama a los expertos del caso: El Abogado, el Agente Inmobiliario y el Tasador, dejando que cada cual se desempeñe en su rubro, pero supervisando siempre el avance del proceso. Pero este último punto permítanme desarrollarlo en el próximo post.

Por cierto, amables lectores, espero no haber incomodado a nadie con mis disquisiciones y más bien me gustaría saber si compartimos los mismos criterios sobre tan sensible tema.  Es así que les invito a participar aquí mismo o en Facebook.



Notas aclaratorias
(1) Teóricamente dicho Reglamento ha de elaborarlo el Constructor. Pero en no pocos casos - y todo por la prioridad rayana en culto idolátrico en favor de las mascotas- se opta por dejar que los Propietarios se organicen para este fin, retrasando la independización por los siglos de los siglos. Este tema fue ampliamente desarrollado en el artículo ♪¡Qué bonita vecindaaaaaaaad!!!♫♫♫
(2) Debí hospitalizarme, pero fue la época en que se creía que el ébola había llegado al Perú.



viernes, 20 de enero de 2017

¿ERES UN PROPIETARIO RESPONSABLE? (1)








Indudablemente las reflexiones hechas anteriormente sobre el Buen Cliente debe haber extrañado a no pocos, de manera especial la que insiste en la Cortesía que este debe a Proveedores y Vendedores que sucesivamente le atenderán a lo largo de su vida.  ¡Lo más común es que se diserte hasta el cansancio sobre la excelente atención que ellos deben a aquel!  Pero el objetivo de estos post es que tomemos conciencia de la responsabilidad que nos compete en el proceso de compra-venta en general y de transferencia o arrendamiento de inmuebles en particular.  Y he aquí que todos los involucrados somos solidariamente responsables de que estos acontecimientos culminen fructífero resultado.  ¡Demasiadas veces se echan a perder estas operaciones por la actitud errada de los mismos interesados!  Apuntemos, pues, a evitar en lo posible que tal infortunio se repita. Y para esto hoy hago una pregunta más extraña todavía que la anterior: ¿ERES UN PROPIETARIO RESPONSABLE?


¡Menuda pregunta! Y en este caso va referida en concreto a quienes poseen un bien inmueble, en especial si se trata de la vivienda donde tiene morada su Familia.

Repito: ¿ERES UN PROPIETARIO RESPONSABLE?

Vayamos al punto y desglosemos los conceptos que derivan del Sentido Común:

1.  El Propietario Responsable -en primer lugar- tiene todos los documentos que lo acreditan como tal.   Aquí es preciso repetir lo que se dijo en el último audio dirigido a los compradores (1): Sin legalización de firmas en notaría o en su defecto ante un juez de paz, existe acto jurídico válido, pero muy difícil de comprobar ya que a la hora de la verdad será necesario que el juez se pronuncie a favor o en contra. Por tanto, si compraste un inmueble mediante un simple contrato privado, eres candidato a convertirte en digno émulo del "Puma" José Luis Rodríguez, es decir, ¡DUEÑO DE NADA!  Y si no se cuenta con los medios para proceder a una demanda judicial, nada se podrá hacer, amables lectores, cuando la propiedad -cuya compra no fue formalizada- pase a otras manos. ¡Demasiados casos de estos se ven a diario en el Poder Judicial! Y es terrible cuando quienes han vivido toda su vida en una casa o departamento creyéndose legalmente dueños, son arrojadas a la calle, todo porque los Jefes de Familia confiaron en la buena fe de su compadre o su mejor amigo.  El Propietario Responsable se guarda mucho de permitir informalidades y busca la asesoría de un abogado-preferentemente especialista en Derecho Inmobiliario- antes de celebrar el contrato, y una vez efectuada la operación mediante Escritura Pública, no se duerme en sus laureles, sino que se actúa diligentemente para que la adquisición de inmediato se inscriba en Registros Públicos (2), así como en la Municipalidad del distrito donde se ubica el inmueble y en las entidades estatales que nos proveen de energía eléctrica y agua, llámense Luz del Sur, Edelnor y, por supuesto, Sedapal. No descuida ninguno de estos trámites y menos los deja para después.  Y si la adquisición es a bien futuro, no descansa hasta que la independización de las unidades inmobiliarias sea debidamente inscrita en la SUNARP por la misma Constructora que levantó el edificio.


2. El Propietario Responsable hace saber a su Familia dónde están los documentos que acreditan el dominio del inmueble.  Incluso si es soltero, divorciado o casado con régimen de bienes separados, instruye a sus posibles herederos adultos sobre dónde están toda la documentación pertinente, y jamás se le pasaría por la mente esconderla o dejarla irresponsablemente tirada en cualquier rincón.  Tiene un archivo especial para cada propiedad- en caso de tener varias - y no espera a sufrir un accidente o quedar inválido para poner sus cosas en orden.

¡Ay, lectores míos! ¡Cuántos tristísimos casos podría contar ahora por esa disparatada mentalidad de "mi esposa no entiende de estas cosas" o "ya se arreglarán mis hijos cuando me muera"! ¡Por todos los santos, que tales conceptos son una barbaridad de este tamaño!!! Recuerdo que trabajando en Seguros- en esa época como ejecutiva de Altas Cumbres Compañía de Seguros de Vida- vino una señora de humilde condición para averiguar si su esposo -que acababa de fallecer- había tomado un seguro, ya que por pura casualidad había encontrado un folleto del Seguro Vida Ley que ofrecía la Compañía.  Me contó incluso que no sabía NADA de los bienes que él podía haber adquirido por su cuenta. Teóricamente esto es imposible si ambos estaban bajo el régimen de Sociedad Conyugal, pero en la práctica bien sabemos que en Perú cualquier cosa puede ocurrir, dada la quasi incomunicación existente con las provincias más alejadas de nuestro país, amén de que recién a partir del 2015 entró en vigencia la nueva Ley del Notariado y hay vacíos legales en su modificatoria posterior del 30 diciembre del 2016. (3) El Propietario Responsable - si es Jefe de Familia- no expone a su mujer y a sus hijos a quedar en la miseria, antes bien les hace saber de aquello adquirido antes del Matrimonio o del concubinato, y hace que su compañera tome conciencia de lo que está firmando al adquirir cualquier propiedad.  



3. El Propietario Responsable no deja su predio a la deriva, por mucho que no resida en él.  Aquí tengo que ser muy clara: Hay quienes compran compran inmuebles a diestra y siniestra a precio de ocasión , y una vez que los rentan no le vuelven a ver la cara a su inquilino ni siquiera por Navidad o Fiestas Patrias. Desentenderse así de su propiedad es un terrible error y caras consecuencias pueden costarle.  Sé de quienes perdieron los inmuebles que alquilaron por prescripción adquisitiva. Y se los digo con conocimiento de causa, ya que una pariente política muy querida -hija de un inversionista inmobiliario- se dio con la novedad que sobre el terreno que había comprado su padre treinta años atrás se había edificado un moderno edificio de oficinas. Nada se pudo hacer para recuperarlo.  Conque haceos una idea. El Propietario Responsable jamás adquiere más de lo que buenamente puede administrar.  Y esto es válido también para las empresas que se dedican a la actividad inmobiliaria, pues las hay quienes sufren el que sus inmuebles sean más pasivos que activos fijos.


Al rentar sus inmuebles, el Propietario Responsable incluye una cláusula de visita programada dos veces al año. Y acude a ellas sin tanto aspaviento y verifica que todo esté en orden y tal como se ha estipulado en el contrato de alquiler.  Si se trata de un departamento ubicado en un edificio con vigilancia permanente, pide discretamente informes sobre el comportamiento de sus inquilinos.  El Propietario Responsable hace cumplir el Reglamento Interno del Condominio y nunca pacta nada que vaya contra este. Y si se entera de algún ex-abrupto que haya puesto entredicho la sana convivencia entre los residentes, en el acto toma cartas en el asunto para que el hecho no se repita. 

Asimismo, El Propietario Responsable se hace cargo de inmediato de los desperfectos que pueda haber en su inmueble.  Un caño goteante, un inodoro con fuga, un lavabo con atoro, etc., son reparaciones caseras baratas que suelen dejarse hasta que llegan a mayores. El Propietario Responsable es consciente de que estos daños han de ser subsanados de inmediato, lo cual redundará en beneficio de su propio bolsillo y del ahorro de agua y energía. Y en caso de tener inquilino, es en las visitas programadas donde se cerciora de que todas las instalaciones funcionen óptimamente y sin problemas.

Lectores míos, ¿les parece que estoy hiriendo susceptibilidades con lo que acabo de afirmar en este post?

Pues esperen a ver lo que tengo para la próxima semana.  Entretanto, mucho agradeceré que aquí mismo o en Facebook - como algunos acostumbran- me den su opinión sobre el tema.


Notas aclaratorias
(1) Dicho audio se grabó un día antes de que se promulgara el Decreto Legislativo 1310, que modifica la nueva Ley del Notariado.
(2) Es conveniente, además, inscribirse en el servicio Alerta Sunarp, El servicio es gratuito. En este link pueden encontrar toda la información:  https://www.sunarp.gob.pe/alertaregistral/
(3) En su Tercera Disposición Modificatoria, el Decreto Legislativo 1310 nuevamente permite que el Notario dé fe de operaciones inmobiliarias efectuadas fuera de su distrito notarial por personas naturales, siempre y cuando tenga implementado el sistema de identificación biométrica. Para más información hacer click aquí.  Sobre el vacío legal arriba mencionado, pueden leer el comentario publicado en el informativo La Ley: Competencia Notarial para la transferencia de predios ¿de regreso a sus inicios?



viernes, 13 de enero de 2017

¿ERES UN BUEN CLIENTE? (2)






Continuamos la reflexión sobre el Buen Cliente, iniciada en el artículo anterior y cuya acogida agradezco a mis amables lectores. Una colega me comentó en Facebook que mi enfoque era realista. Pero vi que alguien manifestó su descontento. En un contexto en que se insiste hasta el cansancio que el cliente siempre tiene la razón puede resultar chocante que  esta servidora sostenga justamente todo lo contrario.  

No es fácil desmitificar lo que tanto se repite en los cursos de Marketing, Publicidad, Liderazgo y otros. Poco falta para afirmar que tenemos que inclinarnos y hacer una profunda reverencia todas las veces que se presente alguien a solicitar nuestros servicios.  Y es que la ideología de turno - esa que está destruyendo Familias y Sociedades enteras - ha hecho perder la perspectiva. La cultura de la apariencia ha devenido en extremos tales, que ahora hasta en las relaciones interpersonales más sagradas hay que recurrir al branding, tips y otras yerbas en aras de dar imagen. ¡Por favor, recobremos la cordura!  Con practicar la urbanidad que nuestros mayores se esmeraron en enseñarnos sería más que suficiente para dar un excelente servicio, al menos en lo que a trato humano se refiere. Y nadie tendría que valerse de recursos extraordinarios para satisfacer las expectativas de su público objetivo.

Ahora bien, así como  dar un excelente producto y/o servicio es obligación de quien provee, de la misma manera corresponde al cliente brindar una grata acogida o una cortés negativa, según sea el caso. Bajo esta enfoque es que vuelvo a hacer la pregunta que hice la semana pasada: ¿ERES UN BUEN CLIENTE?  Y en esta misma línea es que me permito reforzar los conceptos, si bien hoy concentrándome en las buenos modales:


1. El Buen Cliente es educado en sus formas y lenguaje. (1)  Es incapaz de faltar el respeto a los que le atienden y guarda especial deferencia ante las personas mayores.  No da el tú a quienes le doblan la edad, salvo que estos expresamente se lo pidan. Sabe muy bien la diferencia que hay entre tratar en confianza y ser confianzudo.  Se excusa amablemente cuando se ve obligado a interrumpir la conversación por el repentino timbrado de su  celular y si contesta, solicita se le llame en otro momento.  Pregunta con sencillez y si no entiende algo lo manifiesta abiertamente sin incomodar a su interlocutor.  Sabe ser exigente sin caer en la arrogancia o altanería. Y sabe dar las gracias aun cuando el producto y/o servicio que se le ofrecen no le interesan.  Más claro: El Buen Cliente es muy cortés.  Bien decía San Francisco de Asís: La Cortesía es hermana de la Caridad! ¡Imaginen cómo serían las relaciones entre las personas si pusiéramos en práctica esta máxima del Poverello!

En toda mi experiencia profesional me he encontrado en lo general con gente muy amable. Tengo gratísimos recuerdos de clientes de Seguros, con algunos de los cuales incluso llegué a trabar amistad.  En la venta de inmuebles también me ha tocado tratar con auténticas damas y caballeros en todo el sentido de la palabra.   Sin embargo, es en este rubro en el que he notado una mayor tendencia a exhibir engreimientos y narcisismos que desdicen mucho de un adulto sensato.  ¡Y no me estoy refiriendo a quienes invierten grandes capitales! ¿Por qué hay gente que saca a relucir su lado más oscuro cuando compra un inmueble? ¿Será porque una operación de miles de dólares da la oportunidad de sentirse superiores a los demás? ¿O es tal vez que no faltan colegas que son capaces de arrastrarse con tal de ganar una pingüe o magra comisión?  Por desgracia, esto último lo he presenciado con mis propios ojos y me ha parecido verdaderamente vergonzoso que hasta se dejen gritar ¡y en presencia de terceros!!! Flaco favor se le hace a una persona reforzándole sus megalomanías, ya que tarde o temprano el engreído aprenderá de manera brutal que - al igual que todos-  no es más que un pobre y triste ser humano, nacido para morir y que hoy cumplió un día menos de vida. Más compasivo será bajarle al llano con educación y firmeza a la vez. Y más limpios serán los honorarios que ganemos con dignidad y sin contribuir a la degradación moral propia y de nuestros clientes.


2. El Buen Cliente es puntual en las citas y avisa de antemano si no va a poder acudir a las mismas.  Pide sinceras disculpas si llega tarde y también cuando se ve obligado a posponerlas. Respeta el tiempo y el trabajo de los demás. Y ni por asomo se le ocurre confirmar una cita para luego no acudir a ella.

Por desgracia en este campo todavía queda mucho por hacer. He perdido la cuenta las veces que malos clientes me han hecho ir para nada a los proyectos que intermediamos. (2)  El Buen Cliente no cae nunca en tan deplorable falta de consideración. Y si por causas de fuerza mayor no arriba a la reunión, no descansa hasta dejar saber que ha sido un hecho fortuito y totalmente involuntario.

Por otro lado, el Buen Cliente sabe que el tiempo es oro y recurso indispensable para que otros se ganen el pan. Por tanto, no dilata más de lo necesario su decisión de compra o aceptación del servicios, ni espera que se le llame una y otra vez para aceptar que está necesitado de lo que se le ofrece.  Domina su ego  y no se incomoda cuando Vendedores y Proveedores se ven obligados a acelerar la entrevista porque hay gente que está en espera. Desea una excelente atención sin sentirse por ello el centro del mundo.  ¿Todavía quedan hombres y mujeres así de mesurados y realistas? Por supuesto que sí y no voy a ser tan injusta como para afirmar que son una especie en extinción. Mas, como ya he dicho arriba, en mi labor de corredora inmobiliaria me he encontrado con quienes piensan que el mundo debe detenerse para servirles. Insisto: Es como si el hecho de poder comprar un bien de gran valor fuera detonante para sacar lo peor que tenemos dentro.  Somos polvo y en polvo nos convertiremos: A todos nos puede pasar.


3. El Buen Cliente es capaz de disculparse si, llevado por los nervios o el estrés se excede en el tono ante un reclamo.  Es hasta cierto punto lógico que  una persona normal pierda los papeles si no encuentra eco a su justa demanda. Hay momentos incluso que es necesario levantar la voz para defender los propios derechos cuando están siendo vulnerados. (3)  Pero estos casos son excepcionales.  El Buen Cliente sabe muy bien comportarse con altura y por su buena educación suele conseguir incluso más de lo que se propone.

Sobre esto último debo decir que guardo especial memoria por esa señora que hará unos meses me reclamó en mala forma por algo que yo no había hecho, para luego me pidió disculpas en la Notaría donde firmó la compra-venta de su departamento. ¡Humanos somos! La tensión y el estrés nos pueden ganar, como fue en su caso particular.  El Buen Cliente acepta con naturalidad sus propias limitaciones y sabe quedar como gente incluso después de un ex-abrupto de su parte. Esta señora- muy Buena Cliente- se equivocó aquella vez, y supo luego portarse como una dama.  La impresión que me dejó fue excelente, hasta el punto que esas disculpas fueron -psicológicamente hablando- de un efecto más intenso que el mal momento que me hizo pasar. 

Y ya que de reclamos se habla, cabe reafirmar que el Buen Cliente nunca demanda algo injusto.  Y menos se aprovecha de la inexperiencia, debilidad o ansiedad del vendedor o proveedor para obtener más de lo que le corresponde. En esta línea creo preciso reafirmar lo que se dijo la semana pasada: El Cliente tiene sus razones, pero no siempre tiene la razón

En el rubro inmobiliario se están dando muchos casos de incumplimiento por parte de algunas Constructoras en lo que a entrega puntual de obra se refiere.  Pero también hay Compradores y compradores, estos últimos con minúscula. Referíamos en el artículo anterior que hay quienes abusan al solicitar una remodelación a bien futuro y piensan que pueden estar haciendo cambios una y otra vez,  e incluso exigen un material que no estaba contemplado en el contrato.  Asimismo, he sabido de casos en los que se ha reclamado al Constructor por desperfectos en las griferías provocados por el mal uso de las mismas y se pretende que este asuma los costos de reparación.  Si trasladamos el problema a la intermediación inmobiliaria, tenemos que algunos creen que la redacción de la Minuta de Compra-Venta es parte del servicio de corretaje.  En lo que a mí respecta, entiendo de leyes y documentos, tengo modelos de Minutas y hasta me es entretenido estar al teléfono con el abogado para hacer los agregados o correcciones pertinentes.(4) ¡En casi todas mis operaciones he desempeñado este rol!  Pero en sí mismo esto no es trabajo de un Agente Inmobiliario. Y es muy riesgoso para el mismo Cliente  recurrir a los buenos oficios de quien no maneja el tema legal, y todo por ahorrarse unos cuantos soles. 

Amables lectores, San Francisco de Asís tenía razón: La Cortesía es hermana de la Caridad.  La calidad humana de una persona se mide en primer término por la forma como se dirige a sus semejantes. El Buen Cliente sabe dejar una estela de señorío y dignidad. Y una persona así es el encanto de las relaciones comerciales.  Sus proveedores irán por ella hasta el fin del mundo. No escatimarán en esfuerzos y hasta sacrificios por brindarle el mejor de los servicios. ¡Y le darán todas las facilidades y concesiones del Universo, créanme! Visto desde esta perspectiva, amables lectores les hago esta pregunta:


¿VERDAD QUE VALE LA PENA SER UN BUEN CLIENTE? 




Notas aclaratorias:

(1) Antaño, de un sopapo nuestros madres nos quitaban las ganas de decir "malas palabras". Lamentablemente - y en buena parte gracias al boom literario latinoamericano- se popularizó el lenguaje soez, el cual por esencia rebosa de la agresividad extrema que debería reservarse para momentos de peligro, no para la vida cotidiana. Hoy no es posible distinguir entre un pandillero y un gerente, ya que cualquiera de los dos puede ganar el primer premio en vulgaridad. ¡Que no nos extrañe ver cómo la Violencia Familiar destroza los hogares peruanos! Y aceptemos por fin que  de la Vulgaridad Ciudadana a la Inseguridad Ciudadana hay medio paso de distancia.

(2) No he tenido ningún reparo en llamarles la atención por mail, para que respeten mi trabajo y el de los ejecutivos de las Constructoras, así como a los propietarios que habían dejado todo lo que tenían que hacer para recibirlos.  No lo siento: Al pan, pan. Y al vino, vino.

(3) Ayer mismo me he visto obligada a poner orden ante una entidad que estaba cometiendo contra mí un atropello y de grueso calibre.

(4) Tenía yo 14 años cuando mi padre -uno de los gerentes de la sección legal del otrora Banco Minero - me daba los contratos para que revisara la redacción. Conque haceos una idea.



viernes, 6 de enero de 2017

¿ERES UN BUEN CLIENTE? (1)






¡Feliz 2017 a todos!  Atrás han quedado los disfrutes y sinsabores del año que pasó.  Para nosotros en RC & Hnos-Asesores Inmobiliarios ha sido una etapa de intensísimo trabajo, pero también de no pocas satisfacciones. Hemos aprendido mucho como Corredores, al tiempo que incursionábamos en otras áreas afines de Marketing y Publicidad On Line. Tenemos una nueva web muy amigable con los usuarios que la visiten. Yo misma decidí postear con mayor frecuencia y me pasé escribiendo artículos dedicados casi en exclusiva a los Constructores. Incluso he iniciado una serie de audios con recomendaciones puntuales para quienes desean comprar un inmueble. En esta línea, hoy quiero dar una nueva tónica a las publicaciones de este blog.  Y como tema de reflexión, lanzo la pregunta del millón que creo que todos deberíamos hacernos siquiera una vez en la vida: ¿ERES UN BUEN CLIENTE?

¡Ay, señores! ¿Toco médula?

Todos nos hemos quejado más de una vez de los Vendedores, que llaman, y llaman, y llaman e insisten, e insisten, e insisten ofreciéndonos productos y servicios a granel, sin que nosotros hayamos mostrado el menor interés por estos.  Las vías son múltiples: Contacto telefónico desde un call center, boletines no solicitados, correos masivos, cartas de presentación, brochures, volantes... Incluso entramos a una web y súbitamente - como por arte de magia- salen dos o tres pops que interrumpen agresivamente nuestra plácida lectura y nos hacen perder la noción de lo que estábamos leyendo. Confieso que esto último me saca de quicio. ¡He perdido la cuenta de las veces que me ha sucedido y justo en sitios especialistas en marketing y posicionamiento SEO! Me he prometido solemnemente que no será así en nuestra web.  Con todo, bueno será recordar que quienes nos molestan con esos pops publicitarios, mails, llamadas y cuanto hay no guardan la menor intención de incomodarnos, antes bien se desviven por ofrecernos lo mejor que tienen y que saben dar.  En un mundo globalizado en el que las redes han eliminado fronteras geográficas y de otra índole, es lógico que cada uno se las ingenie para llegar a su público objetivo. Y cabe hacer notar que si no existieran consumidores de estos productos y servicios, estos desaparecerían como por ensalmo. Pues bien, creo que en aras de una efectiva retroalimentación comercial amén de una sana convivencia social , bueno será que repita la pregunta: ¿ERES UN BUEN CLIENTE?  

Mucho se ha hablado y escrito sobre el Buen Vendedor,  incluso demasiado. En honor a la equidad pregunto: ¿ERES UN BUEN CLIENTE?

 Supongo que más de uno me dirá: Vayamos al punto, señora, ¿qué es para Ud. un buen cliente?

Lo que sea para mí es lo de menos, señores. Importa qué es para el Sentido Común.

1. Un Buen Cliente es quien se sabe necesitado de un producto o servicio y no tiene reparo en reconocerlo. No sé a ustedes, pero a mí me parece fuera de lugar fingir falta de interés cuando estoy indagando por algo. ¡Si pregunto, es porque definitivamente quiero o necesito esto o aquello! Qué tan urgente resulta el apremio es otro cantar. Nunca entenderé esa falta de transparencia en nuestras intenciones y honestamente debo reconocer que es un defecto que heredamos de nuestros mayores.  Y es que antaño, cuando las reglas del mercado eran otras y los precios podían subir estrambóticamente por causa de los paquetazos, era entendible que las personas guardaran cierta reserva sobre sus intenciones de compra, no fuera que algún vivo se aprovechara de la situación. Hoy las cosas han cambiado: Puedo encontrar los mismos productos y servicios y aquí y allá y los precios en general no difieren gran cosa, salvo  aquellos que vienen con beneficios especiales. Pues bien, ahora existen personas que quieren sacar provecho de esta coyuntura y les importa poco o nada el pan que han de ganarse Vendedores y Proveedores. Y con esta política preguntan, y preguntan y p...r...e...g...u...n...t...a...n... y esperan que alguien que esté muy necesitado prácticamente les regale lo que no les interesa. Poco más y dicen: Por tratarse de ti, te voy a comprar.  ¿Les suena de algo? Lo he visto con mis propios ojos, en especial en las ventas directas como la artesanal, por ejemplo. No olviden, amables lectores, que también soy Tejedora y francamente me da pena ver como mis colegas en este oficio abaratan sus prendas, al punto que ni siquiera recuperan lo gastado en material.  Y como Corredora de Seguros e Inmuebles me ha tocado tratar con aquellos que creen que me harán un favor adquiriendo por mi intermedio lo que evidentemente necesitan.  Semejante desprecio hacia el trabajo ajeno me es francamente insoportable. Mis hermanos Carlos y Andrés  no tienen problema en atender a este tipo de personas, al menos de momento y supongo que con la esperanza de no volverlas a ver jamás. Pero esta servidora desde el principio huye de ellas como de la peste y a veces incluso sin disimular los sentimientos, ¿eh? Lo lamento, pero no  me gusta fingir. Más claro: No lo lamento.

Estamos en el mundo. Todos necesitamos de todos.  El Buen Cliente es consciente de ello y no se ruboriza ante esta realidad de necesitar de alguien.  Y sabe que como ser humano común y corriente, deberá recurrir durante toda su vida a múltiples Proveedores.  Por tanto - aun pensando solo en su interés particular- sabiamente  interactúa con estos y es capaz de entablar una sólida relación comercial durante años y años. Todavía recuerdo al Técnico de Neisser (1) que cada cierto tiempo venía a nuestra casa a reparar la lavadora ¡y lo hizo durante más de veinte años!!!  ¿Quién mejor que él para brindar el óptimo servicio que mi madre necesitaba?

Y para las operaciones inmobiliarias que necesitas realizar, ¿quién mejor que ese Corredor que ya conoce tus gustos, necesidades e incluso tus problemas personales?


2. El Buen Cliente respeta el trabajo de quienes le proveen productos y servicios.  Y ese respeto supone en primer término reconocer que quien le atiende se está ganando honradamente la vida, y no está ni para perder el tiempo y menos para soportar caprichitos de damiselas engreídas e hijitos de papá. ¡En todos los rubros abundan tan desagradables ejemplares humanos! Se me viene a la memoria esa pareja  - vamos a llamarles Álvaro y Valeria - que se contactaron con mi hermano Carlos por un departamento.  La chica decía ser muy seria y se molestó cuando la llamé el mismo día de la cita para confirmarla. Me habló en tono irrespetuoso a pesar de tener yo edad cronológica para ser su madre y biológica para ser su abuela.  No la puse en su sitio dado que al fin y al cabo era cliente de Carlos, antes bien, barajé el impasse lo mejor que pude.  Y hay que reconocer que en la constructora se portó como una dama. Lo peor vino después con el noviecito, quien teóricamente iba a asumir la mayor parte del gasto. Le llamé para preguntar si se había decidido comprar uno de los inmuebles visitados. Y con un tono amanerado -que habría hecho enrojecer de vergüenza a un exhibicionista en estado puro- me salió con  "¡Ay, no sé!!! ¿Compro o no compro???" Repito: Eran clientes de Carlos. ¿Entienden ustedes  por qué hemos acordado los tres hermanos que cada cual vea a los suyos propios?

Por respeto al trabajo ajeno, el Buen Cliente es capaz de decir NO al producto o servicio que se le ofrece, si es que en verdad el asunto ya no le interesa o bien no cuenta con los medios para pagarlo. El Buen Cliente jamás genera falsas expectativas a un Vendedor, no hace que este le contacte indefinidamente para darle largas y menos recurre al deplorable recurso de no contestar llamadas y mails: Es seguro de sí mismo y sabe expresar su negativa con la mayor cortesía y sin sentirse culpable.


3. El Buen Cliente reconoce la calidad del producto o servicio que se le brinda. Y así lo manifiesta sin ambages ni rodeos. Es agradecido. No escatima elogios a quien los merece, despertando así el entusiasmo para mejorar la mercadería y/u ofrecer una óptima atención.  Y es incapaz de simular desdén con el fin de que le abaraten injustamente los costos.   Dice un refrán popular: "Quién puede, puede. Y quien no puede, ¡que aplauda!". El Buen Cliente sabe aplaudir y con ello logra incluso sea más factible que le ofrezcan facilidades para adquirir lo que desea o necesita. Sabe la diferencia entre lo que es su derecho y lo que es una concesión.  Y hace grata la labor de los Vendedores de cualquier ramo.

El agradecimiento por un buen producto o servicio se ha vuelto una especie de tabú, al menos en algunos casos.  La creencia de que el cliente siempre tiene la razón (2) en ciertas circunstancias se ha llevado a un extremo tal que colinda o cae abiertamente en el abuso.  Y por desgracia más de un Agente Inmobiliario ha sido la víctima. En uno de los foros en los que participo acabo de leer que un cliente - con minúsculas- pretende que el impuesto a la renta que le toca pagar  a la SUNAT sea descontada de la comisión de su Corredor. ¿Se imaginan tamaña injusticia??? Otro sencillamente no quiso abonar por los servicios prestados y fue el laudo arbitral el que le obligó a hacerlo, o mejor dicho el embargo que se derivó de dicho laudo. ¿Es posible que se tenga que llegar a estos extremos y todo por culpa de quien injustamente se niega a pagar honorarios profesionales?

Pero en nuestro rubro son las Constructoras las que pueden llevar la peor parte. Como sabemos, los peruanos hemos inventado la remodelación a bien futuro. Esta suele pactarse como beneficio adicional y sin costo alguno, con el compromiso de llevarla a cabo una vez pasada la conformidad de obra.  ¿Pero qué está sucediendo? Que existen noveles propietarios muy exigentes y ponen peros a todo lo que buenamente hace el Constructor.  Por ahí me pasaron el dato que hubo alguien que solicitaba porcelanato cuando el cuadro de acabados claramente estipulaba el cerámico, o de aquel otro que hizo mover hasta tres veces los puntos de cable e internet.  Existen quienes demandan material noble en donde se había pactado drywall.  Y hay pedidos verdaderamente peligrosos, como el de habilitar una habitación de ladrillo y cemento en donde por razones técnicas solo se permite el aligerado. ¿Se imaginan ustedes lo que podría ocurrir en un terremoto? ¡No quiero ni pensarlo!!!

Amables lectores, he querido comenzar el año con estas reflexiones dado que es necesario tomar conciencia no solo de nuestros derechos, sino también de nuestros deberes. La sana convivencia social no la logran los políticos de turno, sino la sabiduría de los pueblos.  La Naturaleza misma nos ha hecho seres relacionales, hasta el punto que sería imposible subsistir sin la ayuda de los demás. Para llevarnos un pan a la boca, por ejemplo, se requiere el trabajo de Campesinos, Camioneros, Arquitectos, Ingenieros, Mecánicos, Obreros, Panaderos, Empresarios y Repartidores. Piénsese si no en quiénes son los que cultivan el trigo, quiénes lo transportan a las fábricas de harina, quiénes hicieron posible ese transporte construyendo carreteras y diseñando vehículos para este fin, quiénes amasan la harina para convertirla en pan, quiénes abrieron sus tiendas para ofrecerlo y quiénes nos hacen llegar diariamente ese pan a nuestra mesa.  ¡Solo para comer un pan se ha necesitado el concurso de millares de personas! Ahora imaginemos lo que ha sido menester para que ustedes y yo tengamos un techo donde cobijarnos.

Creo que ya es tiempo de que pensemos en estas cosas. ¿No les parece?


Notas aclaratorias:
(1) Una próspera empresa de electrodómésticos de los años cincuenta. Quebró por la mala administración de quienes la heredaron.
(2) El Cliente tiene sus razones, pero no siempre tiene la razón.



domingo, 1 de enero de 2017

A TODOS NUESTROS COLEGAS Y AMIGOS





 http://rcyhnos.com/go/pagina-de-destino/



A partir de hoy 1 de enero del 2017


 la referencia principal de nuestros inmuebles es nuestra web


  

 La aplicación rcarreteromai.app.telemw.com queda desactivada.


Gracias y que Dios los bendiga en este nuevo año.


 www.rcyhnos.com