sábado, 4 de agosto de 2018

REMODELACIÓN DE CASAS: SERVICIOS A OFRECER







Señores constructores, agradezco muchísimo la acogida que han dado ustedes a mi artículo anterior: Remodelación de casas: Un mundo casi inexplorado. Además de los likes y comentarios a favor publicados  en Facebook (1) y en Linkedin, el contador interno ha registrado 950 visitas. Por otro lado, el Arq. Cristian Campos -titular de Oniria- no solo compartió mi post en dicha red social, sino que además me ha hecho el honor de integrarse al número de seguidores de este blog. Huelga decir que me honra el que destacados profesionales aprueben el contenido de estas publicaciones. Es un estímulo para seguir escribiendo con la dedicación y el profesionalismo que ustedes se merecen.

En esta misma línea continuaré con el tema de la Remodelación de casas, esta vez concentrándome en los servicios que sería necesario ofrecer a los propietarios. Recuérdese que estamos hablando de un sistema alternativo de vivienda e inversión. Por tanto, considero que ha de implementarse con toda la seriedad del caso, sin descuidar el más mínimo detalle y con ánimo de que cale en los ciudadanos de a pie. Dos cosas han de quedar claras: Que la privacidad del Hogar no sufrirá  menoscabo y que los costos tendrán un rápido retorno, por lo que la inversión será altamente rentable.

Ahora bien, ¿qué habría de incluirse en la mencionada prestación de servicios?

Considero que, al margen de la remodelación propiamente dicha, es preciso ofrecer dentro del paquete:


1. Limpieza de fachada y exteriores. Esto sí o sí. Sería un terrible error remodelar por dentro y dejar todo desastrosamente igual por fuera. Y los colegas que intermedian inmuebles en tales condiciones no me dejarán en mentira. Se me viene a la memoria ese precioso condominio en Surco, casi de estreno, de concepto horizontal y frente a parque, donde vivía el mismo ingeniero que lo construyó. Razones varias hicieron que los residentes se enemistaran y no pagaran sus cuotas de mantenimiento, como medida de protesta. ¿Resultado? El predio desde fuera se veía siniestro, literalmente hablando. El constructor -compañero de colegio de mi hermano Andrés- deseaba vender y alquilar dos departamentos. Desde el principio se le advirtió que esa fachada iba a ser su perdición. No nos equivocamos. Botón de muestra fue una cliente que apenas vio el edificio, no quiso ni bajar de su automóvil, exclamando asustada: ¡No, no no! ¡Ahí no! ¡Ahí no!  Y cabe destacar que una vez arreglados los exteriores, recién los inmuebles pudieron colocarse.

¿Y qué supone esa limpieza? Una manito de pintura -puerta de entrada y de cochera incluidas-, una pulida a vidrios y marcos de las ventanas, una podadita al césped del jardín, unas flores decorativas aquí y allá... Nada que signifique costo excesivo y sí mucho de sensación de frescura primaveral, así los trabajos culminen en pleno invierno. Lógicamente, todo esto se haría al final, pero créanme, señores constructores, que es preciso presentarlo como un plus desde el principio, para que el propietario -en especial si es adulto mayor- se entusiasme con el proyecto.


2. Revisión y/o cambio de instalaciones eléctricas y sanitarias.  Tratándose de casas antiguas, con mayor razón, más todavía si se piensa construir en aires. No pongan mala cara, señores. Las tuberías de agua y desagüe sí pueden traer problemas, llegado el caso. Pero el cambio de cableado eléctrico y tablero de llaves no los va a dejar en la miseria. Porque le paso el dato: Todavía hay residencias que tienen llave general de cuchilla (2). ¡Lo he visto con mis propios ojos! Es más: En el minidepartamento surcano donde residí antes de mudarme a Montagne, una de este tipo era la que llevaba la energía eléctrica a la cocina encimera, a pesar de que esta era de vitrocerámica. ¡Cosas veredes, Sancho!

Por otro lado, considero importantísimo que el nuevo minidepartamento cuente con un suministro eléctrico independiente(3). Asimismo, creo indispensable la instalación de contómetro para medir el consumo de agua (4).


3. Remodelación del baño de visitas. Y, en un paquete más completo, también de los restantes baños familiares y de la cocina. ¿Con qué fin? Para que los propietarios sientan que la estética beneficiará su propio espacio y no solo el que ocupará un desconocido. Es un hecho que cuando se habla de remodelar, baños y cocinas se nos vienen a la mente de manera instantánea, mientras que los otros ambientes hogareños requieren más de sugerencias decorativas que de otra cosa. Créanme: si la mencionada Remodelación no beneficia directamente a los residentes habituales del predio, me temo que no generará mayor entusiasmo.


4. Asesoría Home Staging. Es decir, de decoración profesional, como si la propiedad fuera a ponerse en venta. Alguien por ahí dirá que esto es una exquisitez desproporcionada, cuyo costo elevaría el servicio a gran escala. Nones y nones, damas y caballeros. Lo digo sin ambages ni rodeos. Un buen arquitecto sabe aprovechar los cacharros de las casas antiguas para decorar con diversos estilos, valiéndose incluso los viejos cuadros y espejos de la abuela que yacen guardados debajo de la escalera. Y lo hermoso es que la probablemente deprimida propietaria se sentirá rejuvenecida y feliz, sabiendo que alguien valora esos objetos tan queridos, que ningún hijo quiere por ser antiguos e imposibles de colocar en un departamento moderno. Pueden estar seguros, señores constructores, que a esa adulta mayor se le quitarán por lo menos veinte años de encima si se le insta a participar activamente en la redecoración de su Hogar.


5. Elaboración de un Reglamento Interno para el inquilino. Uno sencillo, que se adjuntará al contrato de alquiler. Y -¿por qué no?- también el modelo de dicho contrato , obviamente con la cláusula de allanamiento a futuro (5).

Tómese en cuenta que, al menos en gran parte, los conflictos entre arrendadores y arrendatarios se originan porque las cosas no quedaron claras desde el principio. Tratándose de una casa familiar, es doblemente necesario que las reglas se fijen tajantemente, en especial las referidas a la conducta decorosa, visitas, ruidos molestos, limpieza del ambiente arrendado, recojo de desperdicios, mascotas... Asimismo, creo necesario determinar en el mencionado Reglamento qué servicios públicos -teléfono, cable, internet- podrán instalarse y cuáles correrán por cuenta del inquilino. Lo ideal es que sean independientes, pero todos a nombre del propietario, de manera que sea posible suspenderlos en caso de falta de pago.


6. Asesoría financiera. Esto para la gestión del préstamo que permitirá a los propietarios -o bien a los familiares que solventarán la obra- afrontar los gastos de la Remodelación. Y ustedes, señores constructores, ya cuentan con su propio sectorista, a quien no le va a venir nada mal que le refieran clientes con los cuales podrá llenar su cuota mensual de ventas. Los bancos tienen este préstamos como un producto más y hasta donde sé no hay mayores facilidades. Pero si la Remodelación se generaliza como sistema, pronto aparecerán paquetes realmente atractivos que la SBS no tardaría en reglamentar e impulsar, con lo que se incrementarían los proyectos y, por ende, la rentabilidad de ustedes. ¿Verdad que sí?


7. Acompañamiento para trámites municipales.  Resulta innegable que son los arquitectos -y no los ciudadanos comunes- los que conocen el teje y el maneje de las licencias para obras menores. Sería absurdo ofrecer un Paquete de Servicios de Remodelación y dejar los trámites en manos de los sufridos propietarios, a quienes la burocracia hará ir y venir durante semanas para que a un mismo documento le estampen tres sellos de distintos funcionarios. Por otro lado, hay un asunto que en nuestro país es costumbre dejar pendiente: El saneamiento del inmueble, lo cual trae múltiples problemas, comenzando por las multas. Me parece que el servicio debe incluir la inscripción  de las mejores efectuadas, tanto en la Municipalidad como en Registros Públicos. Claro que esto último se daría siempre y cuando se alterara la fábrica y/o bien las obras menores hubieran dejado de ser tales por superar las 10 UIT (6).

Señores constructores, estos son los beneficios del paquete estándar que pienso habría de implementarse, según mi leal saber y entender. Está sobreentendido que lo dejo abierto a correcciones y sugerencias, y de hecho me encantaría que ustedes mismos las propusieran. No me negarán que el sistema traería ingentes beneficios al sector inmobiliario, al tiempo que solucionaría el problema de económico de los adultos mayores, cuyas exiguas pensiones de jubilación no cubren ni remotamente sus necesidades. Y no olviden a quienes estamos ¡h-a-r-t-o-s! de vivir en edificios en donde sufrimos por ruidos molestos. En vuestras manos dejo esta iniciativa para darle vueltas y madurar la idea.

Como siempre, espero sus gentiles intervenciones en este blog y/o en Facebook.



Notas aclaratorias
(1) En el foro Ingenieros Civiles del Perú.
(2) A quienes desconocen la susodicha reliquia, le invito hacer click aquí.
(3) Luz del Sur permite un segundo suministro, sin que sea necesario independizar la ampliación efectuada en el predio. Más información aquí.
(4) A la fecha, en Sodimac tienen un costo de S/ 144.90.
(5) Art. 5 de la Ley 30201
(6) La Resolución Ministerial Nº 174-2016-Vivienda, que modifica la Norma Técnica G.040, ha cambiado los parámetros para definir el concepto de  Obra Menor.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario