lunes, 3 de diciembre de 2018

REMODELAR PARA HOSPEDAR (1)






¡Heme aquí, luego de varios meses de ausencia por motivo de mudanza, amén de trabajo a rajatabla! ¡Y libre al fin de la malhadada cercanía a ese antro de escándalos y francachelas, conocido como Jockey Club del Perú (1)!!!  

Siguiendo la misma línea de mis dos anteriores post, pláceme continuar con la temática de las Remodelaciones, solo que esta vez  en pro de un sistema que puede ser la solución para múltiples jubilados que necesitan convertir su propiedad en vivienda rentable: El arriendo de habitaciones. Por tanto, amables lectores, este artículo va dirigido tanto a los propietarios como a los profesionales de la construcción.

Más de uno se preguntará:

¿Y a qué se debe, señora, su repentino interés en dicha modalidad? 

Simple.  A que mi hermano Andrés y yo estamos temporalmente de huéspedes en el departamento de una excelente dama, viuda de uno de los mejores amigos de nuestro padre. ¡La paz acogedora que se respira en un ambiente familiar no tiene precio! Y tómese en cuenta que alquilar habitaciones en espacios hogareños es un sistema que empieza a cobrar gran auge a nivel mundial. No hace mucho una inversionista me contactó para adquirir un inmueble con el fin de ejecutar el modelo Airbnb  (2). Verdad que no se me cuece mucho este último para nuestro contexto, dado el riesgo que supone para el convertir el propio hogar en un hotel, en especial si se trata de adultos mayores que no manejan bien la tecnología digital.  A tal escollo, súmese que por estos lares la posesión pesa más que la propiedad, y los vacíos legales permiten que un indeseable permanezca en tu propia casa sin pagar un sol, mientras el juicio por desalojo perdura por los siglos de los siglos. Con todo, el alquiler de  habitaciones -sea como hospedaje o residencia permanente- es una alternativa válida y uno de los sistemas más antiguos de arrendamiento, que bien llevado no tiene pierde. Vienen a mi memoria esas antiguas películas del cine de oro mexicano, en donde se aprecia que una Casa de Huéspedes era alojamiento común y muy bien cotizado. Conque vamos, señores, que no hemos inventado la pólvora.

En tiempos actuales, las circunstancias para los adultos mayores se complican y sus necesidades aumentan. Las pensiones de jubilación no alcanzan ni para la comida de la quincena. Sin ir más lejos, la propietaria de mi nueva residencia y su difunto esposo pensaron jamás en huéspedes ni inquilinos. Y aquí estamos Andrés y yo. Y mañana vendrán otros.  Así las cosas, pienso que las viviendas habrían de estar preparadas para un eventual arriendo, sin que sea menester esperar a que los reveses económicos apremien para recién implementarlas Tomemos en cuenta, además, que no solo los de tercera edad requieren ingresos adicionales.  Por eso me parece oportuno abrir las mentes a estas opciones, al tiempo que animo a los constructores a lanzar al mercado planes operativos de Remodelaciones, que permitan convertir una casa y/o un departamento en vivienda rentable.

Analizando la viabilidad de esta propuesta, he de aclarar que tratándose de casas no es difícil acondicionar habitaciones y hasta minidepartamentos, tal como se vio en el post Remodelación de casas: un mundo casi inexplorado. . El asunto se complica cuando la hospedería se da en un departamento, debido a que la privacidad  puede verse seriamente afectada, con grave perjuicio para la tranquilidad de los propietarios. Y dada nuestra experiencia de huéspedes aquí en Higuereta, que data ya de casi tres meses, me permito hacer estas sugerencias puntuales:

1. El ingreso al departamento ha de ser independiente. Esto en la medida de lo posible y para no estorbar la intimidad de la familia arrendadora.  Por ejemplo: Andrés y yo entramos no por la sala-comedor, sino por la cocina, que da directamente al pasillo que lleva a nuestras habitaciones. Si la estructura del inmueble y la estética del edificio lo permiten, sería ideal abrir la otrora denominada «puerta falsa», por donde inquilinos o huéspedes ingresen con toda comodidad y sin temor a interrumpir las actividades o el descanso de su arrendador. Y cabe destacar que las constructoras modernas están más proclives a ofrecer en sus nuevos proyectos este plus. Taller de Diseño Constructivo (TDC) hizo esta belleza de luminosidad y buen gusto en su edificio de Roca y Boloña.


Como puede apreciarse en la foto, la puerta de servicio es la que está a la derecha. Y los electrodomésticos para el sector del lavado no estorbarían el paso. La puerta de la izquierda es la que corresponde al amplio Cuarto de Servicio, del que nos ocuparemos abajo.


2. La habitación ha de estar lo más alejada posible del área social y privada del departamento. Esta recomendación va en consonancia con el acápite anterior. Por tanto, ¿qué ambiente podría acondicionarse para estos menesteres?

En principio, ni más ni menos que el Cuarto de Servicio, siempre y cuando tenga dimensiones apropiadas, así como suficiente iluminación y ventilación, como es el que diseñó TDC.

No, señores propietarios, no frunzan el ceño.  Varias empresas constructoras ya están llevando a cabo la idea en sus proyectos, siendo Grupo Aurora la gran pionera en el edificio Buenos Aires, al menos hasta donde tengo novedad.  Solo tienen que revisar el post Dormitorios para los hijos (segunda parte) y corroborarlo. Y sin rubor alguno TDC planteaba a los compradores la posibilidad de convertir este ambiente en Cuarto de Huéspedes, ofreciéndose ellos mismos a habilitarlo como tal. Dicho sea de paso, la puerta del fondo da ingreso al baño incorporado completo:




Ahora bien, si, como en nuestro caso, el hospedaje se va a acondicionar en los dormitorios secundarios, igual es recomendable señalizar de alguna forma las áreas que corresponden al inquilino. Un buen arquitecto puede separar hábilmente la zona de arriendo, sin que esto suponga alterar la fábrica. Nuestra amable casera hizo lo propio valiéndose de una cortina, que divide el área privada y la sala-comedor, pero igual habría servido para separar su dormitorio -es el primero del lado derecho - de los nuestros:





¿Verdad que es bueno, bonito y barato? Aunque hay quienes preferirían una puerta plegable.


3. La habitación debe ser muy confortable.  La iluminación y ventilación son imprescindibles, por tanto, ¡esas celdas de castigo que son muchos de los Cuartos de Servicio de hoy sí que necesitarían ampliar siquiera el vano de la ventana! El color de techo y paredes ha de invitar al descanso, evitándose los tonos chillones. La vista hacia el ambiente externo precisa ser lo más agradable posible, así este sea una la pared o la misma zona de la lavandería. ¡Y múltiples formas hay de que el huésped no tenga registro visual directo hacia la ropa tendida en los cordeles!(3) En caso de que la habitación dé a la calle o a cualquier ambiente ruidoso, creo recomendable invertir en una buena carpintería que contemple la insonorización, sea porque se utilice el PVC o bien se rellene con silicona los espacios que queden entre el marco de la ventana y la pared, de manera que los sonidos exteriores se reduzcan a su mínima expresión,. En lugar de cortinas, más práctico e higiénico resultan rollers o estores. Asimismo, la iluminación artificial habría de contemplar los focos ahorradores: Luz blanca en el plafonier superior central y ámbar al lado o sobre la cabecera de la cama, de manera que el huésped pueda leer tranquilo y con una acogedora iluminación que lo invite a un plácido sueño. El modelo de abajo me parece ideal:




Tal como se ve en la foto,  es preferible elegir un mobiliario de melamine claro, fácil de limpiar y también de retirar y guardar, esto último en caso que el huésped insista en traer su propia cama. El escritorio podría ser de tipo abatible o de mesada plana, al tiempo que unas repisas tipo cubo darían gran capacidad de almacenaje para libros u objetos de trabajo. A falta de closet, un ropero del mismo material y de un solo cuerpo sería solución inmediata. Y no me negarán que en espacios reducidos el estilo contra pared es el más apropiado. 


4. La habitación ha de tener su propio baño. En esto voy a ser muy tajante, señores:


Por razones de higiene y decoro no conviene compartir el baño con un extraño, 
menos todavía si en la casa hay niños y jovencitos de sexo distinto al del huésped. 


Lo ideal es habilitar el llamado «baño incorporado», pero si la estructura del inmueble no lo permite, recomiendo reservar el servicio higiénico que esté más cercano al dormitorio que se alquila. En cuanto a los sanitarios y enchapados, me parece mejor prescindir de los ostentosos y optar por los «de batalla»,  que sean de fácil reparación y/o reposición en caso de avería. Creo indispensable que ese baño en particular cuente con dos válvulas que regulen la distribución de agua fría y caliente, tanto para lavatorio y  poza de la ducha, como para el inodoro:





Este es el servicio higiénico que utilizamos mi hermano y yo. ¡Menos mal que él, por pasarse fuera todo el día en trabajo de campo, casi ni entera de su existencia! (4)


Amables lectores, solo queda agregar que el arriendo de habitaciones es una modalidad que sigue atrayendo al público, en especial a personas solas que prefieren un ambiente familiar sano, lo cual  también les supone abaratar el costo por alquiler  Está visto que la Remodelación de habitaciones con fines de arrendamiento es una excelente inversión para todas las partes involucradas. Animo a los constructores a perfeccionar el sistema arriba presentado en sus nuevos edificios multifamiliares, considerando reservar una área que a futuro pudiera ser arrendada por el novel comprador. Conste que la idea no es mía: El conocido arquitecto Mario Lara  parece haberlo pensado así al diseñar el departamento cuyo plano presento a continuación. Lástima que el colega que lo ofertaba no diera mayores referencias en su aviso publicitario, por eso no me es posible referir el nombre del proyecto:




Como siempre, invito a ustedes a  expresar sus opiniones en este blog o en Facebook.



Notas aclaratorias.
(1) Estoy recuperándome del gran daño perpetrado contra mi salud física y mental, luego de casi cuatro años de mal dormir, amén de días con música vulgar y obscena. Indudablemente la municipalidad de Surco merece que los vecinos del Derby no paguen un sol por impuesto predial y arbitrios.
(2) Consiste en brindar hospedaje temporal en viviendas familiares a todo aquel que lo reserve por vía virtual desde cualquier lugar del mundo.  Para más información hacer click aquí
(3) En el post La lavandería no es un plus desarrollé ampliamente el tema y hay sugerencias muy puntuales.
(4) Eso del baño compartido con un varón sigue siendo para mí una piedra en el zapato: la piel de mis manos se ha acartonado por tanto contacto con desinfectantes. ¡Y no quiero ni pensar cómo estarán mis pulmones!. Solicito, señores constructores, que cada dormitorio tenga su propio baño, al menos en la medida de lo posible.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario