sábado, 1 de abril de 2017

¡AGUA, POR FAVOR!!!!!!!






En estos días tan horribles, en que la Naturaleza ha pasado cara la factura por la imprevisión en todos sus niveles, creo que es innegable que todos hemos aprendido dos cosas muy importantes: La primera es cuán solidarios podemos ser los peruanos ante la desgracia ajena. La segunda es precisamente la importancia vital del líquido elemento, sin el cual no podemos subsistir.  Es conmovedor ver cómo hay quienes pueden ser capaces de privarse del agua que necesitan para darla a quienes perdieron todo en distintos puntos de la costa peruana.  ¡Mis respetos y admiración para todas esas almas generosas, que siguen dando, además, tiempo y esfuerzo!  Creo que -a pesar de los defectos que ostenta nuestra idiosincracia- el mundo nos mira con admiración. No es común donar agua cuando el agua falta.  Si la Caridad cubre multitud de pecados, muchos sin darse cuenta han hecho méritos para el día del Juicio Final.

Es evidente que singular rol tendrán ahora los ingenieros. En uno de sus foros de Facebook-Ingenieros del Perú, en donde gentilmente se me permite participar y publicar los artículos de este blog-, ya están dando soluciones puntuales para evitar que las deficientes estructuras levantadas hace menos de diez años se desplomen por la furia de la Naturaleza. No sé cómo, pero el río Rimac tiene dos puentes que datan del siglo XVII y el siglo XIX y son inamovibles, a pesar de la centena de sismos y huaicos que han tenido que soportar a lo largo de cuatro y dos siglos, respectivamente.  Espero que las propuestas de estos profesionales sean escuchadas por la autoridad competente.  Mas en este post quiero dirigirme nuevamente a los Constructores de viviendas multifamiliares, ya que "gracias" a este desastre - si cabe la expresión-,  me ha sido posible percatarme de ciertas carencias que tienen los edificios de hoy con respecto a la red de agua.  Y también los de antaño, para no pecar de injustos.  Carencias que pueden ser subsanadas con un mínimo costo y que pueden presentarse incluso como plus de ventas para los nuevos edificios, o bien plantearse ante  las Juntas de Propietarios como un servicio indispensable para los residentes.

Veamos, ¿qué ha sucedido en mi edificio de la Av. El Derby? Mis hermanos y yo residimos en el octavo piso de la Torre B ¡y vaya que nos ha costado sangre adaptarnos, recordando viejos tiempos que en el agua y la luz eran racionadas todos los días!  Pues bien, resulta que Sedapal ya había restablecido el servicio, pero los residentes de ambas torres sufrimos diversos cortes durante dos días más. Y los noticieros daban fe de que lo mismo ocurría con otros condominios  ¿Es que esto iba a continuar por los siglos de los siglos?  Pos sí, para hablar a la mexicana. ¿Y por qué? Simple: Todos clamábamos por el agua y el pobre encargado no le queda más remedio que bombear hacia el tanque... antes de que se llenara la cisterna. Y todos, en previsión de un corte general, seguíamos almacenando agua en grandes cantidades, por lo que el tanque que surtía a ambos edificios se vaciaba nuevamente.  Más claro: Caímos en un círculo vicioso, que nos hizo padecer dos días adicionales y gastar el doble del líquido vital, para variar.

Es un hecho que el fenómeno del Niño nos seguirá golpeando y preciso es que nos encuentre preparados. ¿Qué hacer para minimizar los efectos en los edificios residenciales?

Se me ocurren estas soluciones:

1. Instalar en el primer piso -concretamente en el patio, entrada o jardín exterior- una red de caños de jardinería conectados directamente al agua que viene de la calle.  En el edificio de Valles del Sur -donde residí por cinco años - recuerdo que en una ocasión se malogró la bomba de la cisterna. Pero había un cañito para regar el jardín justo a la salida de mi departamento ubicado en el primer piso, de manera que yo tenía agua por esa vía y podía recogerla con toda comodidad. Por eso sé de qué hablo. Por cierto, que tales grifos son los mismos que propuse en un post dedicado a las terrazas:






¿Qué se lograría con esto? Uno, tener más facilidad para la limpieza y para regar jardines, jardineras y macetas de ser el caso. Y otro, que para las emergencias como la que nos ha tocado vivir y cuando ya se reponga el servicio, los residentes almacenen el agua desde estos caños al tiempo que dejan llenar la cisterna en su totalidad, de manera que el agua sea bombeada hacia el tanque por única vez. Incluso creo que habría que establecer este procedimiento como norma obligatoria cuando por razones de fuerza mayor la cisterna  y/o el tanque quedaran vacíos.


2. Destinar en cada departamento espacios propios para cilindros de gran capacidad.  Con esto, señores constructores, no hacemos sino ratificar lo que se dijo en un artículo anterior: La lavandería no es un plus, antes bien ha de ampliarse su área para que realmente cubra las necesidades de la Familia. Y si para lograrlo es preciso que el famoso Master reduzca sus excesivas dimensiones (1) ¡aleluya!!! Tomando en cuenta la higiene y decoro del Hogar, no es bueno que tengamos botellas, baldes y tapers hacinados de cualquier modo en baños y cocinas, sino en recipientes de mayor capacidad y ubicados en espacios ex-profeso para tal función.  Lo imagen que presento abajo no es exactamente lo que planteo, pero dará una idea de lo que trato de expresar:






Dicho sea de paso, la modalidad de un cilindro con caño y que aproveche el agua saliente de la lavadora puede ser interesante, mas tiene sus bemoles, ya que aquella sale...sucia.  Llenar tanques de inodoro y trapear pisos con un líquido incluso maloliente no me parece la mejor de las opciones, salvo en casos de emergencia como el que nos tocó vivir, y que todavía sigue golpeando a otros y en espantosas proporciones. Pero lo de habilitar un lugar para alojar cilindros de este tipo en las lavanderías sí lo creo indispensable. Por supuesto que tales recipientes tendrían que estar debidamente colocados dentro de un mueble de melamine, con un tamaño suficiente que permita desplazar aquel para llenarlo e higienizarlo y dos portezuelas verticales que lo cubran por completo, en aras del decoro y el buen gusto.  Paso el dato que he visto que los venden de todos los tamaños.

Supongo que más de un constructor meneará la cabeza y dirá:

- Bueno, señora, ¿y a nosotros qué? ¡No es de nuestra incumbencia si el nuevo propietario elige cilindros o botellas de Coca Cola para recoger agua!!! ¡Eso es cosa de cada uno!!!

Sí y no, señores constructores.

No es atributo de ustedes proporcionar el cilindro, obviamente, pero sí acondicionar el espacio donde este deberá ubicarse, tanto en lavanderías, baños y cocinas.  Allá en los años 80,  -cuando muchos de mis lectores no eran sino un proyecto en la mente del Padre Eterno-, esta servidora y su Familia tuvo que vivir con el agua racionada durante años. Es decir, que a diario teníamos que almacenarla en grandes cilindros que colocábamos debajo del tocador de los servicios higiénicos.  Es factible proponer algo similar en los brochures de ventas, de manera que  los futuros propietarios tomen conciencia de que lo que ha ocurrido hace dos semanas puede volver, y de manera corregida y aumentada. No me negarán que este sencillo diseño es una maravilla para lances tales (2):






Solo faltan las portezuelas, señores.

Y ya que tanto os gustan los baños con dos lavabos, presento este modelo de la española Diaco, que me parece más estupendo todavía :






Para contrarrestar la humedad, la española Musan propone portezuelas apersianadas:




Por supuesto que, dadas las circunstancias, sería indispensable que los dos modelos arriba presentados prescindieran del zócalo que los separa del piso.


Para la cocina he visto este fabuloso diseño, es decir, con tres portezuelas debajo del doble lavadero (3):






Como puede apreciarse, lo que se plantea no es nada especial.  Para baños y cocinas, basta dar la idea en sus brochures, dejando sin repisa el espacio destinado al recipiente en cuestión, el cual quedará perfectamente cubierto gracias a las portezuelas. Y sanseacabó. Con aumentar las dimensiones de la lavandería y poner un pequeño mueble de melamine al lado o debajo del lavatorio, solucionan el problema. Y en los flats y duplex con terraza, tales aditamentos podrían tranquilamente ocupar una pequeña parte de dicha área libre. Por supuesto que si, por añadidura, ustedes deciden incluir los famosos cilindros con caño como plus de ventas, yo no me opongo.

Seamos realistas, señores constructores.  No podemos esperar a tener de nuevo el huaico encima, esta vez literalmente hablando. Al problema de la escasez de vivienda empieza a sumarse ya el de la carencia de agua y no solo en los segmentos D y E.  Por primera vez en su historia Lima ha estado sin servicio de agua potable durante casi una semana y sin distingos entre las clases sociales, ya que ni del grifo de Palacio de Gobierno salía una sola gota.  Otras ciudades de nuestro país siguen sufriendo los embates de la Naturaleza y han quedado totalmente inundadas por las lluvias y desbordes de los ríos. Las soluciones técnicas tendrán que plantearlas los ingenieros según la complejidad de los eventos catastróficos, mas no me negarán que existen soluciones inmediatas para las viviendas multifamiliares, que al menos lograrían paliar el terrible efecto de una nueva eventualidad, sea que la provoque el Niño -¡más parece adolescente!- u otro desastre natural.

Como siempre, dejo todo a vuestra consideración. Pero me encantaría saber sus opiniones, sea en este mismo blog o en Facebook.

Quedo a la espera de sus comentarios.


Notas aclaratorias
(1) Es inconcebible que ocupe el 50% o más del área privada.
(2) Lamentablemente no copié la referencia de la web. Si alguien me hace saber a quién pertenecen los derechos de autor, mucho se lo agradeceré.
(3) Dikidu.com me remite a este link ya no existente:  img.ar.class.posot.com 



2 comentarios:

  1. YO AGREGARÍA UNA MAS:
    3) Diseñar e Implementar un plan de uso racionado del agua de 1 a 2 horas al día dependiendo del consumo, cantidad de personas y duración de las reservas. En la implementación y como parte del programa anual de mantenimiento de las áreas comunes, la Administración llevara a cabo un simulacro - o mas - para detectar mejoras y que los habitantes se acostumbren a esa experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡JADP, que no se me había ocurrido! Y dado que en realidad no es a la Junta de Propietarios, sino al constructor a quien en principio toca redactar el Reglamento Interno, me parece buena idea proponerles insertar un artículo de esta índole, para proceder a los simulacros siquiera cuatro veces al año.

      Gracias por visitar mi blog.

      Eliminar